Inicio
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
La Oranción Cristiana VI: La Oración Perseverante [audio] PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
martes, 09 de junio de 2009

Para escuchar el mensaje pulse el botón "Play".
Para descargarlo, haga click derecho aquí y seleccione "Guardar destino como".

 

Introducción:

Los cristianos por ser llamados por Dios a vivir una vida de santidad y para pelear la batalla de la fe, estamos llamados a vivir inclinados de rodillas. La oración es lo único que nos puede ayudar en cuanto a la lucha interna contra nuestras inclinaciones naturales y en cuanto a la lucha externa en contra de los enemigos del Reino. Por ello la oración no es una pieza de la armadura, es la fuerza, disposición y estado en que debemos estar al pelear.

Pero para poder vivir permanentemente en oración y ayudar a nuestra alma a que se acostumbre a la oración debemos hacer uso de los distintos tipos o clase de oración que se nos ponen al alcance. Algunos pueden dedicar muchas horas diarias a la oración, otros una hora al día, y otros solo se limitan a las oraciones públicas en la congregación. Pero la oración es un asunto continuo por lo que debemos a aprender a estar continuamente en oración utilizando los distintos tipos de oraciones que se nos facilitan.


Desarrollo:

Nuestras oraciones deben ser constantes (en todo tiempo).

En Lucas 18, 1-8 encontramos la parábola sobre la necesidad de orar siempre.


Romanos 12,12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;

En la oración, perseverantes (Junemann), cuando oren al Señor, muéstrense constantes (BLS), no dejen nunca de orar (DHH).

Comentando este versículo el Comentario exegético y Explicativo de la Biblia, nos dice: «Aquí el pasaje sería más significativo si se respetara el orden el que están los verbos en el original: ¨En la esperanza, regocijándoos; en la tribulación, soportándoos; en la oración, perseverando.¨ Cada uno de estos ejercicios ayuda al otro. Si nuestra esperanza de la gloria está tan asegurada que es una esperanza que causa gozo, entonces, con naturalidad poseeremos el espíritu de la constancia en la tribulación; pero por cuanto es la oración la que fortalece a la fe que engendra esperanza y la eleva hasta una expectativa segura y gozosa, y por cuanto con esto se alimenta nuestra paciencia en la tribulación, se verá que todo depende de nuestra perseverancia en la oración.


Hechos 2,42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

Y eran fieles en....... en la oración. (DHH)

Esto con toda probabilidad nos indica que tenían ocasiones determinas para la oración y que eran fieles en cuanto a la asistencia y dedicación en esas oraciones.


Filipenses 4,6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. (JER)

La oración y el afán son mutuamente opuestos, como el agua y el fuego. Se deber orar y suplicar según el caso, aunque siempre dispuesto a aceptar la voluntad de Dios, haciendo que todos los tratos de Dios sean asunto de alabanza y no de quejas.


Colosenses 4,2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;

Manténganse constantes en la oración, siempre alerta (DHH).

Continuad perseverantes en la oración. Velando en ella, en la oración; esto es velando contra la indolencia, el cansancio, la voluntad corrupta. Debemos estar siempre alerta como dice la versión moderna, porque fácilmente las actividades, las preocupaciones de la vida nos dejan sin orar.


1ª Tesalonicenses 5,17 Orad sin cesar.

Oren en todo momento. (BSL).

El 16 y 17 nos dicen estén siempre contentos oren en todo momentos. Para poder gozarnos siempre tenemos que orar sin cesar. Quien acostumbra dar gracias a Dios por todas las cosas como que suceden éstas para lo mejor, tendrá gozo continuo. Los versículos 16,17 y18 nos dicen «Estén siempre contento, oren en todo momento, y den gracias a Dios por todo; porque esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús para con ustedes».


2ª Timoteo 1,3 Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día;

Al recordarte siempre en mis oraciones de día y de noche, doy gracias a Dios (DHH)

Pablo le dice a Timoteo que da gracias a Dios por él, por eso sin cesar hace mención de él en sus oraciones. Noche y día nos habla de la dedicación a la oración de Pablo.


¿Qué es orar en todo tiempo?

Es vivir en continua presencia de Dios, esté haciendo lo que esté haciendo. Es convertir todo lo que oyes y ves en una oración.


La iglesia primitiva nos dejo testimonio del ideal de la oración constante. En Roma, hacia el 215 Hipólito dispuso las Horas diarias de la oración, diciendo así todos los fieles guardarán memoria de Cristo. En Alejandría Clemente describe la vida de los cristianos espirituales, diciendo: «El cristiano guarda de Dios memoria continua: ora en todo lugar, en el paseo, en la conversación, en el descanso, en la lectura, en toda obra razonable, ora en todo».


La oración continua nos hace vivir en relación amistosa con Dios. Si bien no todos estamos llamados por vocación a tener largas y frecuentes conversaciones con Dios por medio de la oración, sí es cierto que todo cristiano verdadero debe separar tiempos de calidad y mantener frecuentes conversaciones breves a fin de vivir en amistad filial con el Señor. En los comienzos de la vida espiritual se hace necesario para adquirir el hábito de la oración, separar una hora diaria para este asunto. Siempre es posible la oración de todas las horas, esto es vivir en la presencia de Dios.


La práctica de la oración permanente

Como debemos orar en todo tiempo, en todo lugar, esto es vivir en la presencia de Dios, estamos llamados a usar diferentes tipos de oraciones que nos ayuden en este asunto. Presento un tipo de oración que nos puede ayudar.


Las jaculatorias o flechazos de oración

Estas son frecuentes y breves invocaciones a Dios que se intercalan con la acción. Por medio de estas invocaciones el orante lanza a Dios pequeñas flechas de alabanzas, peticiones, adoración. Es la manera de oración más fácil, más asequible a todos. Es un modo de orar que se puede alternar con todos nuestros quehaceres y ocupaciones sin quebrantarlos. Esta puede suplir la falta de todas las demás oraciones, pero ella no puede ser suplida por ningún otro medio.

Las jaculatorias deben ser voluntariamente fomentadas, desde el comienzo, en la vida espiritual, para hacer de la vida cristiana una ofrenda permanente a Dios, y un continuo clamor de esperanza.


Conclusión y aplicación:

Dios es soberano. Pero él ha decretado hacer y obrar por medio de las oraciones de sus hijos. Es cierto que en principio somos santos pero debemos y estamos llamados a crecer y sin lucha no hay santidad en la vida, ni corona de gloria en el Reino.

Quizás te encuentre falto de estas cosas. Sigue adelante pues mientras estás luchando está en el camino de la victoria. Agustín dijo: ¨ Yo prefiero cojear en el camino de la fe que correr en el camino de la impiedad ¨.


¡Convertir todo lo que veo y todo lo que oigo en oración!


 

 


Modificado el ( martes, 09 de junio de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.