Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Lección 2: Importancia y Costo del discipulado
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Lección 2: Importancia y Costo del discipulado PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
martes, 21 de julio de 2009

LECCIÓN 2

IMPORTANCIA Y COSTO DEL DISCIPULADO

 

Fondo bíblico

Mateo 28,18-20 «Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto,  id,  y haced discípulos a todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre,  y del Hijo,  y del Espíritu Santo; 20  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;  y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,  hasta el fin del mundo.  Amén.»

Lucas 9,23 «Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí,  niéguese a sí mismo,  tome su cruz cada día,  y sígame.»

Lucas 14,26-35 «Si alguno viene a mí,  y no aborrece a su padre,  y madre,  y mujer,  e hijos,  y hermanos,  y hermanas,  y aun también su propia vida,  no puede ser mi discípulo. 27  Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí,  no puede ser mi discípulo. 28 Porque  ¿quién de vosotros,  queriendo edificar una torre,  no se sienta primero y calcula los gastos,  a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29  No sea que después que haya puesto el cimiento,  y no pueda acabarla,  todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30  diciendo: Este hombre comenzó a edificar,  y no pudo acabar. 31  ¿O qué rey,  al marchar a la guerra contra otro rey,  no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? 32  Y si no puede,  cuando el otro está todavía lejos,  le envía una embajada y le pide condiciones de paz. 33  Así,  pues,  cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee,  no puede ser mi discípulo. 34  Buena es la sal;  mas si la sal se hiciere insípida,  ¿con qué se sazonará? 35  Ni para la tierra ni para el muladar es útil;  la arrojan fuera.  El que tiene oídos para oír,  oiga.»

Mateo 10,38 «y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí,  no es digno de mí.»

Mateo 10,39 «El que halla su vida,  la perderá;  y el que pierde su vida por causa de mí,  la hallará.»

 

El porqué del discipulado

1.    Jesús comisionó a sus seguidores a entrenar discípulos porque pretendía fruto duradero.

2.    El discipulado es el mejor medio de alcanzar nuestro mundo para Dios.

Un número pequeño de discípulos comprometidos, que han sido bien entrenados, alcanzarán mucho más para Dios que números grandes de conversos que carecen de profundidad espiritual. Si un discípulo llevase a una persona a Cristo, y emplease todo un año para entrenarle, y al año siguiente ambos discípulos y maestro, hicieren un discípulo nuevo cada uno de ellos, y al próximo año estos cuatro hicieren cuatro más (uno cada uno), en unos treinta y dos años toda la población del mundo sería salva, según las matemáticas.

3.    Para alcanzar la madurez cristiana.

La madurez no viene automáticamente con el paso de los años y el aumento del conocimiento y experiencia, sino que es el resultado de un crecimiento espiritual gradual a base de obediencia a Cristo Jesús y su Palabra. El resultado final del discipulado son cristianos espiritualmente maduros.

 

 

Siete señales de madurez espiritual

1.    Ser fructíferos en nuestro servicio para Dios (Mateo 25,14-30).

2.    Una actitud humilde y voluntad de servir a los demás (Juan 13,12-17).

3.    Un nivel de excelencia en nuestra vida en general (2ª Corintios 13,11).

4.    Una relación cercana con Jesús (Gálatas 2,20).

5.    El fruto del Espíritu manifestado en nuestra vida (Gálatas 5,22-23).

6.    Un caminar estable, consecuente y santo, ante Dios y los humanos (Efesios 4,11-16).

7.    Un conocimiento sólido de la Palabra de Dios y, como resultado, discernimiento (Hebreos 5,13-6,2).

 

Por qué es necesaria la madurez espiritual

1.    El crecimiento hasta la madurez en Cristo es lo que la Biblia sugiere que se espera de todos los cristianos (Efesios 4,11-16).

2.    Sin madurez no puede haber liderazgo, y los líderes son necesarios para que la iglesia crezca, porque son los pastores del rebaño de Dios (1 Pedro 5,1-3).

3.    Solamente los cristianos maduros podrán mantenerse firmes con eficacia contra el diablo y los poderes de las tinieblas, y esto es lo que Dios quiere que hagamos (Mateo 12,29).

4.    Solamente los cristianos maduros tienen un impacto duradero para Dios en el mundo de hoy.

5.    Solamente el discípulo maduro es quien a través de su ejemplo amoroso, es capaz de transmitir el carácter de Jesús al mundo.

6.    Ganar conversos añade números, pero el discipulado hace discípulos que son reproductores maduros, que en su entorno multiplicarán los números de creyentes-discípulos nacidos de nuevo.

7.    Muchos cristianos dejan de ser los testigos que Dios quieran que sean y la iglesia es considerada débil, ineficaz o irrelevante. Incluso dentro de la iglesia muchos cristianos encuentran el mínimo denominador común y se acomodan allí, esto es, que siguen a la persona peor o menos efectiva. Dios quiere que imitemos a sus mejores personas y en última instancia a Jesús mismo (1 Corintios 11,1).

 

El discipulado cuesta

Dios llama a sus hijos a enfrentarse con las verdaderas implicaciones de un discipulado personal, a ser fieles y obedientes al Señor, cueste lo que cueste. A que estén dispuestos a aplicar sus valores a sus vidas. Un discipulado sin costo no es un discipulado verdadero. Los cristianos son llamados a negarse a si mismos y tomar su cruz diariamente por amor del evangelio del Reino. Dios tiene el primer lugar en sus vidas, antes de considerarse a si mismos o incluso a los demás: Su voluntad tiene preferencia sobre cualquier otra cosa. Poner a Dios primero es lo mejor, tanto para los discípulos como para todos sus amados. En vista al alto precio exigido no es sorprendente que Jesús terminara con pocos seguidores profundamente comprometidos: pero aquellos pocos fueron suficientes para cambiar el mundo. El verdadero discipulado nos costará:

1.    Vivir como discípulo no es una opción extra, sino el compromiso normal del cristiano que Jesús espera de todos sus seguidores.

2.    Un discípulo verdadero se da cuenta y acepta que Jesús merece en justicia se el Señor de su vida entera (Juan 13,13).

3.    Un discípulo verdadero es una persona que ha creído las palabras de Cristo y ha comprometido su vida a Cristo Jesús.

4.    Al igual que Cristo, sus discípulos deben vivir y morir por los principios del Reino de Dios.

 

Condiciones básicas para el discipulado bíblico

1.    Fidelidad.

Solo gente fiel o de confianza está plenamente calificada para el entrenamiento del discipulado.

2.    Amar a Jesús y ponerle a él primero.

Esto significa vivir una vida de acuerdo a su voluntad, es decir obediencia.

3.    Voluntad de darnos a nosotros mismos en sacrificios.

Crecer en madurez espiritual exigirá sacrificios de tiempo, fuerza y a veces incluso de relaciones. Dios tiene un programa de discipulado personal para cada uno de nosotros. Quiere que entreguemos nuestra vida a este programa para que seamos transformados en la imagen de su Hijo Jesús (Filipenses 2,13; 2ª Corintios 9,8; 1ª Tesalonicenses 5,23-24).

4.    El hambre espiritual.

Esto implica deseo real de crecer espiritualmente y se usado por Dios.

5.    Una actitud educable.

La cual se demuestra cuando estamos dispuestos a someternos a la autoridad de la Palabra de Dios y a líderes espirituales que han sido puestos por Dios sobre nosotros.

 

Preguntas para reflexionar

1.    ¿Tuvo Jesús impacto a través de sus discípulos? ¿Por qué?

2.    ¿Por qué debemos aspirar a la madurez espiritual? (Colosenses 1,28).

3.    ¿Qué es la semejanza a Cristo? (Romanos 8,29).

4.    ¿Qué significa tomar su cruz? (Mateo 16,25-25).

5.    ¿Por qué a la iglesia se le considera débil, inefectiva, o irrelevante?

6.    ¿Deberíamos contar el costo de ser discípulos de Jesús? (Lucas 14,25-35).

7.    ¿Merece Jesús ser hecho Señor de tu vida entera? (Colosenses 1,15-20).

8.    ¿Qué tipo de persona está buscando Jesús para que le sirvan? (Lucas 16,10-12; Mateo 25,14-30).

9.    ¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo y perdiere su alma? (Mateo 16,26-27).

10.           ¿Cómo salvamos nuestra vida, según Mateo 16,24-25 y 1ª Juan 5,12?

11.           ¿Dónde estará tu corazón? (Lucas 12,32-34).

12.           ¿Qué necesitarías cambiar en tu vida si siguiese a Jesús como un verdadero cristiano?

 

Resumen y aplicación

1.    Jesús hizo del discipulado una prioridad, y nosotros también deberíamos hacerlo.

2.    El discipulado es la estrategia escogida por Dios para llegar al mundo.

3.    Los cristianos espiritualmente maduros deberían ser el resultado final del discipulado.

4.    Necesitamos tomar una decisión firme de seguir a Jesús y no conformarnos con menos. Seguir a Jesús es seguir el mismo camino que él, y nos avisó que sería costoso. Jesús dijo que nos costaría todo.

5.    Los hijos de Dios deberíamos mostrar a Jesús al mundo y ser transformados a su imagen.

6.    Como discípulos deberíamos ser educables, fieles, espiritualmente hambrientos, y sacrificar todo por nuestro amor a Jesús.

7.    A la naturaleza humana no le gusta la obediencia, tampoco enfrentarse con el costo. Es fácil conformarse con un nivel de discipulado aceptable a nosotros e imaginarlo aceptable a Dios.

 

  

 

Modificado el ( martes, 21 de julio de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.