Inicio
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Hacer Pregunta
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
La Poseción Demoníaca [audio] PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
martes, 18 de agosto de 2009

Para escuchar el mensaje pulse el botón "Play".
Para descargarlo, haga click derecho aquí y seleccione "Guardar destino como".

SOBRE LA POSESIÓN DEMONÍACA


Bibliografía consultada: Rodrigo Sepúlveda (Director general): Muy Interesante, año XXVI. No.06, Editorial Televisa Internacional, Impreso en México y Colombia 2009; W. Robert McAlister: El Dilema, Editorial Vida, Florida 1978; J. Oswald Sanders: Satanás no es Mito; Editorial Portavoz, EE.UU 1996; Ed Murphy: Manual de Guerra Espiritual; Editorial Caribe, EE. UU. 1994; Bernardo Stamateas y Daniel Bravo: Sanidad Interior, Ediciones presencia de Dios, Argentina 1999; Tom Marshall: Sanidad de Adentro hacia fuera, Editorial Carisma, Colombia 1988.


Introducción:

Estaremos hablando acerca de la posesión demoníaca, explicando la diferencia entre la obra de Satanás y la de los demonios, afirmando la existencia de las posesiones a través de testimonios bíblicos, históricos y de científicos, estableciendo cómo se llega a estar poseídos y como se logra la libertad de la posesión.



¿Posesión demoníaca o posesión satánica?

Es común escuchar hablar de posesiones satánicas e incluso algunas entidades a través de sus poseídos se han identificados como Satanás, el diablo. Sin embargo no es posible que una persona sea poseída por el Diablo. La única vez que encontramos algo que podría interpretarse de esa manera es cuando en Lucas 22,3 se nos dice «Y entró Satanás en Judas». Esto ha sido interpretado por algunos como que el mismo Satanás se introdujo en el traidor. Pero tal cosa no es posible. En Lucas 13, 16 Jesús se refiere a una mujer judía diciendo que Satanás la había atado por diez y ocho años. Sin embargo en el versículo 11 se inicia la narración diciendo que la mujer padecía de una enfermedad causada por un espíritu. La versión Reina-Valera dice que era un espíritu de enfermedad. Lo que vemos aquí es que Satanás tenía una opresión sobre esta mujer y un demonio estaba causando enfermedad en ella. Jesús quebrantó el poder del demonio. Satanás es el comandante de los demonios y actúa a través de ellos.


Existe una distinción muy clara entre Satanás y los demonios. Los demonios siempre actúan en nombre de su líder y señor y llevan su voluntad; pero no tienen el pleno poder satánico, ni desempeñan la misma función que Satanás. Por no tener este conocimiento muchos atribuyen a los demonios lo que es la obra de Satanás y a Satanás lo que es la obra de los demonios. Satanás no puede poseer un cuerpo humano porque él posee su propio cuerpo, sus ataques provienen desde afuera, por ello nunca encontramos a Jesús echando a Satanás fuera de nadie. El trabajo de Satanás es oprimir no poseer. La opresión satánica estimula las obras de la carne, por eso se nos manda a «resistir» al diablo. Otra consecuencia de la opresión satánica es la enfermedad física y mental. Hechos 10,38 nos dice: «Vosotros sabéis... cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.» Satanás no es omnipresente, ni omnipotente, es un ser creado en forma angélica, con limitaciones, no puede estar en distintos lugares al mismo tiempo, por lo que realiza su trabajo a través de delegaciones espirituales.


Lo apropiado es hablar de posesión demoníaca y no satánica. La posesión es demoníaca, es un ataque que proviene desde adentro. En ella la víctima es dominada por un espíritu maligno, y se ve incapaz de efectuar su propia liberación. En la posesión cada faceta de la personalidad del endemoniado se ve afectada por el demonio que lo habita y lo domina. Su mente, su habla y sus acciones se hallan sujetas al demonio. La posesión demoníaca puede afectar aún la apariencia física de quien la sufre. Con frecuencia ocurren cambios en la voz. Cuando una persona está poseída por el demonio, es imposible hablar con ella, toda comunicación debe ser dirigida al demonio que tiene en el poseído pleno control de su mente y de su voz. Un demonio puede vivir en cuerpo y de allí salir y entrar.

El asunto es que los demonios pueden poseer a una persona porque no tienen cuerpo. La Escritura no nos habla sobre el origen de los demonios, por ello generalmente se dice que son ángeles caídos que fueron arrojados junto a Satanás por su rebelión contra Dios. Pero debemos diferenciar entre los ángeles como seres corpóreos aunque de naturaleza diferente a la humana, y los demonios como seres incorpóreos. No tienen cuerpos y por eso pueden poseer otros cuerpos. Esto lo vemos claramente en el caso de los endemoniados gadarenos (Mateo 8,28-34 y sus pares). Cuando Jesús se dispuso a echarlos fuera del cuerpo de los gadarenos, ellos le pidieron que les permitiera ir a un hato de cerdos. Esto porque necesitaban un cuerpo. Ellos prefieren habitar un cuerpo humano, pero en caso contrario lo hacen en cualquier cuerpo, porque no pueden manifestarse sino es a través de un cuerpo. Ellos no tienen cuerpo propio, son espíritus inmundos.

Los demonios tienen que tener a disposición suya un cuerpo por medio del cual puedan manifestarse. La Biblia describe esto en Lucas 11,24 de la siguiente manera: «Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí.» Un demonio halla satisfacción y descansa cuando posee un cuerpo como casa suya, como lugar de su actividad. Por ello se demuestran muy posesivos y celosos de los cuerpos que tienen como habitación. Para ellos es preferible un cuerpo humano puesto que los humanos tienen la facultad de hablar, y de otras facilidades que no poseen los animales. Pero si no encuentran un ser humano adecuado hace de los animales su casa.


¿Existe en realidad la posesión demoníaca?

El testimonio de la Biblia, los ejemplos de la historia y los datos de la ciencia indican que los demonios son una realidad.


La Biblia

Lucas 8:2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,

Lucas 4:33-35 Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, 34 diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios. 35 Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno.

Marcos 9:17-27 Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo, 18 el cual, dondequiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron. 19 Y respondiendo él, les dijo: ¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo. 20 Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos. 21 Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño. 22 Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos. 23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. 24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad. 25 Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él. 26 Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. 27 Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó.


El testimonio de la historia

La revista Muy Interesante, año XXVI, número 06, hace mención de 12 casos reales de posesión. Citaré algunos de manera general como prueba de que la historia recoge estos casos de posesiones:


  1. La posesiones asociadas a los conventos de monjas entre 1491 y 1550.

En esto se cita la posesión demoníaca de varias monjas en Cambrai, al norte Francia en 1491. Esto inició con los gritos y las noches de insomnio de una monja del convento llamada Jeanne Potiere. Pronto se extendió a otras compañeras de su orden. Éstas andaban semidesnudas, se trepaban a los árboles, se aventaban por las ventanas y producían sonidos extraños propios de los animales. Otra posesión colectiva ocurrió en el convento de Uvertet, Países Bajos. Los utensilios se movían sin que se viera quien los estaba moviendo, las monjas convulsionaban, se elevaban por el aire y se movían con agilidad de fieras. Johannes Wyer que se dedicó a investigar estos casos y otros semejantes en Europa, concluyó que tanto en Cambrai como en Uvertet el demonio había entrado en acción.


  1. Las posesiones de Loudun al noroeste de Francia en 1663.

Ocurrió en el convento de las monjas ursulinas. Las 16 monjas que se hallaban en el convento bajo el mando de la madre Juana de los Ángeles, comenzaron a percibir apariciones sobrenaturales. Las monjas chillaban y reportaban tener sueños eróticos. Los exorcistas revelaron que eran presas de Asmodeo y Zabulón, dos demonios referidos en el Antiguo Testamento que habían entrado en el convento.


  1. El caso de Dorothy Talbye en 1638.

Esta señora empezó con largos ratos de silencio, brote de violencia contra las personas cercanas y la manifestación de supuestas revelaciones divinas. Considerando que estaba dominada por una inteligencia maligna, fue expulsada de la Iglesia. Intentó matar a su esposo y la voz que le comunicaba las supuestas revelaciones le indicó que liberara a su hija de sufrir lo mismo que ella estaba sufriendo. Talbye condujo a la pequeña de tres años a un punto lejano, donde la sacrificó rompiéndole el cuello.


  1. El caso de Elizabeth Knapp en 1671.

Nacida en Massachussets en 1655 cuando tenía 16 años trabajaba como sirvienta en la casa de Samuel Willard, religioso de la localidad de Groton. Sufría bruscos accesos de rabia, aseguraba sentir que la estaban estrangulando y en más de una ocasión intentó arrojarse al fuego. Ni siquiera la fuerza de seis hombres juntos era capaz de contenerla. Podía sacar la lengua varios metros fuera de la boca. Una voz habló por ella un demonio. La joven dijo que le demonio se le había aparecido durante los últimos tres años a la hora en que salía de su trabajo y caminaba rumbo a la casa familiar. Le había ofrecido dinero, sedas, ropa fina y librarla de su trabajo.


  1. El caso de Eleanor Zugun en 1925.

Cuando era pequeña halló varias monedas tiradas en el camino y se compró unos dulces. Al llegar a su casa y contárselo a su abuela, esta le dijo que el dinero que uno se encuentra es del diablo y que al disfrutar de los dulces, había ingerido al demonio mismo. Tales afirmaciones causaron pánico a la niña y se dice que esa misma noche volaron furiosas las piedras que había alrededor de su casa y destruyeron los vidrios. Instigados por la abuela, los padres promovieron un intento de exorcismo que solo suscitó más fenómenos paranormales. La niña fue internada en un convento y poco después de su llegada, los muebles se elevaban por encima del suelo y los objetos se desplazaban. Las monjas la expulsaron y la internaron en un hospital psiquiátrico. Los hechos extraños se multiplicaron. Los médicos aseguraron que se trataba de trastornos psicosomáticos. Pero los defensores de que se trataba de ataques sobrenaturales consideraron que era presa de los espíritus ruidosos, los cuales atacan a niños y adolescentes. Los episodios de posesión cesaron cuando Eleanore alcanzó la adolescencia.


  1. El caso de Anneliese Michel en 1969.

Ocurrió en la región de Baviera, Alemania. La primera manifestación ocurrió por medios de temblores incontrolables. El panorama se volvió más incontrolable cuando reportó tener visiones malignas -rostros humanos que adquirían una apariencia monstruosa- y escuchar voces que la atormentaban. Insultaba, mordía y escupía a sus amigos y familiares, se alimentaba de insectos, se negaba a bañarse y se lastimaba a sí misma. Sufría desnutrición, deshidratación y permanecía desnuda. Tenía las rodillas destrozadas de tanto hincarse para rezar. En sus momentos de lucidez aseguraba hallarse poseída por el demonio. A través de la chica se manifestaron seis diferentes demonios que habían habitado en los cuerpos de Caín, Judas Iscariote y Nerón. Falleció en 1976 diciendo «por favor pidan la absolución. Lucifer está cerca y esta tierra se encuentra condenada». Ni los exorcistas ni la ciencia la pudieron ayudar.


  1. Una joven italiana poseída en presencia de Juan Pablo II, año 2000.

El Papa Juan Pablo II llevó a cabo un exorcismo a plena luz del día, frente a una multitud de personas. El hecho ocurrió al término de la tradicional audiencia papal en la Plaza San Pedro de Roma. La victima de la posesión era una joven italiana de 19 años de edad que había empezado a sufrir el problema varios meses atrás. El 6 de septiembre del 2000 se hallaba en la primera fila de la multitud reunida para saludar al pontífice después de la audiencia. Cuando Juan Pablo II se disponía a irse, la chica comenzó a gritar y pronunciar palabras incomprensibles con una inquietante voz cavernosa. El papa se dispuso a auxiliar a la joven. En un área apartada de la Plaza la confortó y permaneció media hora a su lado tratando de expulsar al demonio que la perturbaba. Sin embargo, no lo logró. Después los obispos Amorth y Danzi trataron a lo largo de dos horas. De acuerdo al testimonio del obispo Gabriele Amorth, durante la sesión el demonio se burló de ellos y, a través de la joven, dijo: «Ni siquiera el jefe de su iglesia fue capaz de sacarme de ella». «En este caso la posesión es muy fuerte, muy fuerte» dijo el obispo. Debemos decir que el Papa Juan Pablo II realizó otros exorcismos en que logró que el demonio abandonara a su victima.


  1. Un caso en España en el 2002, reportado por el periodista José Manuel Vidal del periódico el Mundo.

Se trató de una posesa de 20 años que había sido poseída por siete demonios. El último de ellos era Zabulón, mudo pero muy inteligente. La joven mujer empezó a tener problemas a los 16 años, cuando una compañera escolar la hizo victima de un hechizo. Primero cayó enferma; luego de restablecerse en la casa comenzaron a manifestarse los signos habituales del demonio: muebles en movimientos, objetos rotos, repulsión contra los artículos religiosos, la levitación de la joven. El periodista dice: la joven gime y se retuerce. Al instante el gemido se convierte en un rugido desgarrador, altísimo, furioso. Parece tranquilizarse pero vuelve a rugir. Zabulón se negó a abandonar el cuerpo de la víctima.


  1. El caso de Paraguay en abril de 2006.

En la ciudad de Alberdi, Paraguay. Durante una misa de la Pascua de resurrección una chicha llamada Tatiana comenzó a gritar el nombre de Satanás y los diablos que lo sirven, en plena iglesia. Según los testigos, los ojos le daban vuelta y sufría contorsiones. En una misa posterior la chica emitió gritos en un idioma extraño. Varias de las personas que la escucharon se desmayaron. La poseída pronunció un total de 32 nombres, el número de las personas de la localidad manipuladas por el demonio. Según quienes la conocían esto empezó cuando la joven empezó a jugar con la guija y a invocar al demonio con frases como «Satanás: apodérate de nosotros».

El asunto continuó en la localidad y poco después ya había 50 poseídos, la mayoría alumnos del Colegio Juan Bautista Alberdi, el mismo en que estudiaba la joven. Éstos reían con desenfreno, hacían muecas, ruidos extraños y se retorcían sin parar. Tatiana gritaba con voz de hombre: «Todos los católicos son unos hijos de puta». Después de que concluyo el episodio colectivo, un chico de 14 años llamado José Luís no pudo librarse del demonio. Sus padres lo condujeron a un convento, donde se encuentra en tratamiento a la fecha del 2009.


Datos de la ciencia indican que los demonios son una realidad.

Muchos hombres de ciencia han descartado la posesión demoníaca aduciendo que se trata de enfermedades psicosomáticas. Pero es indiscutible que ellos con sus métodos no han podido dar solución a los problemas que se les han presentado. Rafael Muñoz Saldaña, articulista de Televisa internacional nos dice que «a pesar de que después de la Ilustración la Iglesia perdió el control de la sociedad, en el siglo XX prevaleció la creencia en la posesión demoníaca (el dice satánica) y los reportes de presuntos casos se multiplicaron. Al mismo ritmo progresaba la psiquiatría, que se propuso ofrecer una explicación científica y racional de ellos. Esta los comprende en término de enfermedad mental y los equipara con los cuadros de histeria, esquizofrenia o diversos tipos de psicosis». Este articulista termina diciendo «Lo que resulta claro es que, más allá de su verdad objetiva, quizá imposible de descubrir, la experiencia de la posesión satánica es un fenómeno real que han reportado decenas de personas alrededor del mundo.» La ciencia no ha podido convencer a los estudiosos de que no existen implicaciones demoníacas en los casos que se han presentado.


En el año 2008 Richard Gallagher, profesor de psiquiatría clínica en el Colegio Médico de Nueva Cork, al estudiar el caso de una mujer estadounidense declaró que estaba poseída por el demonio. El especialista graduado en la Universidad de Princenton, documentó el caso en el New Oxford Review. En un artículo titulado «Entre las falsificaciones una caso de posesión demoníaca».

Gallagher, explica que los estados de trance que padecía la paciente denominada Julia estaban acompañados de fenómenos desconocidos ente los pacientes psicóticos. Ante el cuerpo de médicos y sacerdotes que la estaban tratando, La mujer emitía voces que indicaban: «Déjala. Ella es nuestra, estúpido», y manifestaba un gran desprecio por todo lo relacionado con la religión. A veces, los objetos que había a su alrededor volaban sobre los muebles. La mujer parecía conocer detalles privados de la vida de los médicos y tuvo la precognición de que los dos gatos de uno de ellos se atacarían con gran violencia, hecho que al poco tiempo ocurrió. En la habitación había un calor intenso e inexplicable. De la boca de Julia salían voces desconocidas que pronunciaban ofensas, la mujer mostraba una enorme fuerza física y durante 30 minutos levito 15 centímetros por encima de la cama.

El especialista escribió su ensayo indicando que era un caso de posesión demoníaca, y que «es posible reconocer los casos infrecuentes, pero legítimos de la actividad diabólica. Que contrario a lo que por siglos han opinado las instancias ajenas a la iglesia, una perspectiva médica objetiva puede concluir que los asaltos del demonio, como los genuinos milagros, son raros pero presentan hechos científicos reales, verificables por todos aquellos que no tengan miedo de confrontar la verdad»


Esta es posición de un académico de prestigio defendiendo la posibilidad real de las posesiones demoníacas.


¿Cómo una persona llega a estar poseída por un demonio?

Una persona es una puerta abierta para que un demonio entre, cuando su estilo de vida se asemeja a la de los demonios. Para que un demonio entre a poseer una persona esta tiene que tener una vida afín con la del ser que le habitará. Por ello no todos los demonios prefieren habitar en tal o cual persona, algunas les resultan repugnante y otras agradables. Esto va a variar de acuerdo a la conducta, gustos y comportamientos de la persona en cuestión.

En una ocasión estuve tratando con una persona endemoniada y después de despedir al demonio con el que había sostenido una conversación, apareció otro, este otro miró la condición en que estaba la persona que poseía y no se sintió a gusto, fue y se cambió de ropa, se limpió, sintió asco porque el otro había estado tomando alcohol malo y fumando. Este es un ejemplo de la variedad de gustos y características de los demonios. Así un demonio inclinado a la suciedad poseerá a un sucio -una persona inclinada a la suciedad-, un demonio inclinado al asesinato poseerá a un asesino, etc.

Un hermano nos cuenta que estuvieron luchando por espacio de tres horas, con un demonio que había poseído a un joven. Y luego el demonio habló y dijo: -no lograrán nada. Por dos veces ustedes me ha echado fuera, y el joven regresó y me buscó. El es un corrompido y un inmoral, tal como yo mismo lo soy, y hacemos una pareja perfecta. El no tiene interés alguno en ser salvado y solo desea esta clase de vida inmoral que yo le ayudo a llevar.


Es un error pensar que todos los inconversos están endemoniados. Hay inconversos que viven de manera honorable y esto no lo soporta un demonio.

Son fácil presa de los demonios: los que llevan vidas inmorales, los que viven en pecado voluntaria y permanentemente, los que se entregan a prácticas de ocultismo para recibir respuestas a ciertas interrogantes, o para resolver sus problemas, los que usan drogas, los que se dejan hipnotizar con el propósito de adivinación, la buena fortuna o para actos de levitación., los que exponen sus mentes a fenómenos psíquicos, o practican las meditaciones pasivas de las religiones orientales, los que falsifican los dones de Dios.


También es necesario decir que hay demonios que están relacionados a ciertos lugares específicos. Hay lugares donde se ha o esta llevando a cabo ceremonias, pactos o cultos paganos y dedicaciones demoníacas y cuando una persona habita o esos lugares o tiene algún contacto puede ser poseído por los espíritus que allí dominan. Hay lugares en los que un siente la presencia de fuerzas del mal. Cuando los demonios salen fuera de alguna persona, permanecen en lugares que sean apropiados para sus actividades. El medio ambiente puede ser hostil o agradable para los demonios.


Así que los demonios no pueden entrar en un cuerpo humano sino solo cuando esa persona ha creado condiciones favorables a la posesión, y no tiene la protección de Cristo.


La única protección segura en contra de la posesión de los espíritus malignos es estar en Cristo. La sangre de Cristo, el perdón de los pecados y una vida de obediencia y de fe. Cuando una persona acepta a Cristo como su salvador, en el momento en que ocurre la salvación, las condiciones que permiten la posesión cambian radicalmente. Aquel que el Hijo ha libertado, queda libre en verdad y esto incluye la libertad de todo contacto anterior con los demonios. Esto no descarta la necesidad de confesar y recibir la absolución por prácticas de ocultismo antes de su vida cristiana.


¿Puede un creyente ser poseído por un demonio?

Satanás oprime, los demonios poseen. Los demonios poseen al inconverso, mientras que Satanás ataca principalmente a los hijos de Dios. No hay forma de que los demonios posean a un creyente purificado por al sangre de Jesucristo y sellado por el Espíritu de Dios, por otra parte es muy poca la razón que existe para que Satanás ataque a un inconverso, que ya se halla en sus manos. Esta es la razón por la que muchas personas que no creen, llevan una vida relativamente libre de mayores dificultades.

El creyente, no el inconverso, es el enemigo de Satanás. El intentará destruir su paz por medio de pensamientos impuros, de matar en el creyente todo deseo por las cosas espirituales por medio de la fuerte atracción del placer carnal; y de destruir su confianza en Dios, al traer conflictos emocionales que llevan a la enfermedad y al malestar. En un nivel más sutil, él trata de que nosotros nos sumerjamos en un letargo espiritual.


Hemos dicho que un creyente no puede ser poseído por demonios. Pero hemos de hacer la distinción entre los verdaderos creyentes y los feligreses de una iglesia que no son verdaderos creyentes. Un verdadero creyente es uno que ha recibido la gracia de Dios para buscar el perdón de sus pecados por medio de Jesucristo, el Espíritu Santo mora en él y anda en novedad de vida después de haber sido bautizado en el Espíritu y declarado por el bautismo en agua. Este ha recibido un sello de protección.


Las promesas de protección de Dios son todas condicionadas. «Si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo, su Hijo nos limpia de todo pecado» (Juan 1,7). Cuando dejamos de andar en luz, nos apartamos por nosotros mismos de la comunión y de la protección. Es por ello que Pablo nos dice que no debemos presentar los miembros de nuestro cuerpo al pecado, como instrumentos de iniquidad (Romanos 6,13).

1ª Timoteo 4,1 «Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;»

Lucas 11,24-26 «Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.»


Autoridad para echar fuera demonios

De acuerdo con lo dicho por Jesucristo, cualquier creyente que esté bajo la unción del Espíritu Santo. Todo aquel que es nacido de nuevo, es hijo de Dios y cuenta con el poder de Jesús puede echar fuera demonios.

Lucas 9,1 «Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.

Lucas 10, 1.17. «Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. 17 Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.»

Marcos 16,17 «En mi nombre echarán fuera demonios». Se debe hablar al demonio, ordenarle en el nombre de Jesucristo. Eso fue lo que hizo Pablo en Hechos 16,17-18. El éxito al emplear el nombre de Jesucristo depende de quien lo emplee. Porque no se trata del sonido del nombre, sino de la autoridad de tal nombre.


Conclusión y aplicación:

  1. Satanás oprime, los demonios poseen.

  2. Todo verdadero creyente tiene poder sobre los demonios.

  3. No debe un creyente andar buscando endemoniados para libertarlos. Esa no es su tarea, su tarea es predicar el evangelio del reino. Cuando la gente entre al reino entonces ha empezado la liberación y puede conducirlo hacia delante en la vida cristiana.

  4. Si alguien tiene conciencia de que tiene algún problema y que su origen es demoníaco, debe invocar al Señor Jesucristo para que tenga misericordia de él y arrepentirse. Esto cambiará las condiciones que permitieron inicialmente entrar al demonio. Se verá libre del poder demoníaco, porque el poder de Dios ha llegado trayendo salvación y liberación de la culpa del pecado, del demonio y de la pena eterna.



Felipe Rincón Vásquez

Iglesia El Plantío del Señor

Julio 7, 2009

 

 

Modificado el ( jueves, 20 de agosto de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2014 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.