Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Lección 7: Quien soy en Cristo.
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Lección 7: Quien soy en Cristo. PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
martes, 25 de agosto de 2009

LECCIÓN 7

QUIENES SOMOS EN CRISTO

 

Una vez que hemos aceptados a Cristo como nuestro Señor, recibimos una nueva naturaleza, recibimos una nueva vida; cambia nuestro estado: somos libres del pecado; nuestra relación con Dios, somos hijos; entonces pasamos del reino de este mundo al reino de Dios.

 

Tenemos una nueva vida

Tenemos vida eterna (Juan 3,16).

Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por medio del Espíritu Santo (Romanos 5,5).

Hemos recibido el testimonio del Espíritu Santo (Romanos 8,16).

Nos ha sido dada la mente de Cristo (1 Corintios 2,16).

Nuestro cuerpo ha sido hecho templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6,19).

Tenemos a nuestra disposición los dones del Espíritu Santo (1 Corintios 12,4-11).

Hemos llegado a ser parte del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12,27).

Tenemos el Espíritu Santo como sello de que le pertenecemos, en nuestro corazón (2 Corintios 1,22).

Hemos sido redimidos de la maldición de la ley (Gálatas 3,13).

Hemos sido sellados por el Espíritu (Efesios 1,13-14).

Nos ha vivificado con Cristo (Colosenses 2,13).

Hemos sido renovados por el Espíritu Santo (Tito 3,5).

Hemos renacidos por la Palabra de Dios (1 Pedro 1,23).

Hemos sido perdonados y limpiados en la sangre de Jesús (1 Juan 1,7-9).

Hemos nacidos de Dios (Juan 2,29).

Somos nuevas criaturas en Cristo (2 Corintios 5,17).

 

Tenemos una nueva relación con Dios

Nos hemos convertidos en hijos de Dios (Juan 1,12).

Conocemos al único Dios verdadero (Juan 17,5).

Tenemos paz con Dios (Romanos 5,1).

Estamos reconciliados con Dios (Romanos 5,10).

Hemos sido hechos coherederos con Cristo (Romanos 8,17).

Somos posesión de Cristo (1 Corintios 3,23).

Somos aceptados en el amado (Efesios 1,6).

Somos miembros de la familia de Dios (Efesios 2,19).

Podemos acercarnos a Dios con libertad y confianza (Efesios 3,12).

Pertenecemos a Dios (1 Pedro 2,9).

Participamos de la naturaleza divina (2 Pedro 1,4).

 

Somos Libres del Pecado

Hemos sido librados del pecado (Romanos 6,18).

Hemos sido librados de la esclavitud (Juan 8,31-36).

Ya no estamos bajo condenación (Romanos 8,1).

Hemos sido salvos de las consecuencias (el poder, la culpa y la condena) del pecado (Romanos 10,13).

Hemos sido hechos justos y santos (1 Corintios 1,30).

Somos limpiados, santificados y justificados (1 Corintios 6,11).

Somos redimidos (Efesios 1,7).

Somos perdonados (Colosenses 1,14).

Somos limpiados de una mala conciencia (Hebreos 10,22).

Hemos sido purificados de nuestros antiguos pecados (2 Pedro 1,9).

 

Pertenecemos al Reino de Dios

Somos embajadores de Cristo (2 Corintios 5,20).

Hemos sido crucificados al mundo (Gálatas 6,14).

Hemos sido crucificados con Cristo y sentados en los lugares celestiales (Efesios 2,6).

Somos conciudadanos del pueblo de Dios y miembros de la familia de Dios (Efesios 2,19).

Hemos sido trasladados al reino de Dios (Colosenses 1,13).

Esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, un hogar de justicia (2 Pedro 3,12).

Hemos vencido al mundo (1 Juan 5,4-5).

 

 

Preguntas para reflexionar

1.        ¿Por qué muchos cristianos parecen que no viven todo lo bueno que hay para ellos en Cristo Jesús?

2.        ¿Tenemos que vivir a nuestra manera solos, o tenemos ayuda? (Juan 14,26; Juan 16,13-15).

3.        Cuando empezamos a vivir en lo bueno de quien somos en Cristo, ¿qué respuesta podemos esperar del mundo? (Juan 15,18-16,4).

 

Resumen y aplicación

1.    Tenemos una herencia gloriosa cuando estamos en Cristo Jesús.

2.    Necesitamos dejar la excusa de ignorancia y aprender quiénes somos en Cristo, según la Palabra de Dios y luego vivir en lo bueno de este conocimiento.

3.    Necesitamos morir a nuestra vida y naturaleza antigua y vivir como Cristo Jesús quiere que vivamos, siendo obedientes a Dios, viviendo bajo el poder del Espíritu Santo.

 

Modificado el ( martes, 25 de agosto de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.