Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Lección 9: Perdonar a los demás
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Lección 9: Perdonar a los demás PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
domingo, 07 de febrero de 2010

LECCIÓN 9

PERDONAR A LOS DEMÁS

 

Fondo bíblico

1ª. Juan 1,5-7 Este es el mensaje que hemos oído de él,  y os anunciamos:  Dios es luz,  y no hay ningunas tinieblas en él. 6  Si decimos que tenemos comunión con él,  y andamos en tinieblas,  mentimos,  y no practicamos la verdad; 7  pero si andamos en luz,  como él está en luz,  tenemos comunión unos con otros,  y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

Efesios 4,32 Antes sed benignos unos con otros,  misericordiosos,  perdonándoos unos a otros,  como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Mateo 6,14-15 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas,  os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas,  tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Lucas 6,37-38 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados;  perdonad,  y seréis perdonados. Dad, y se os dará;  medida buena,  apretada,  remecida y rebosando darán en vuestro regazo;  porque con la misma medida con que medís,  os volverán a medir.

Mar 11,25 Y cuando estéis orando,  perdonad,  si tenéis algo contra alguno,  para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

 

¿Qué es el perdón?

Perdón es acción y efecto de perdonar. Perdonar es remitir la deuda, ofensa, falta, delito y otra cosa que toque al que remite. Remitir es perdonar, libertar de una obligación, dejar o suspender.

 

Todo lo anterior nos indica que perdonar es dejar de cobrar por una ofensa, sea algo intangible –como su derecho-  o algo tangible –como un pago en monedas-.

 

¿Por qué perdonar?

El amor siempre perdona, Jesús lo mostró en la cruz (Lucas 23,34) ¿Dónde estaríamos sin un Dios perdonador? Un espíritu perdonador es lo que debes tener en el corazón, incluso antes que la otra persona diga que lo siente. Jesús enseñó que si no perdonas a tu hermano no serás perdonado por tu padre que está en los cielos (Efesios 4,32).

 

Sé siempre el que perdona, incluso cuando la otra persona tenga la mayor parte de la culpa o toda la culpa. Eres responsable ante Dios de restaurar relaciones rotas, no importa quien tenga la culpa ni las veces que otros hayan sido injustos contigo (Lucas 17,3-4).

 

 Lucas 6, 37 dice: «perdona, y serás perdonado». Si decidimos no perdonar, entonces Dios no puede perdonarnos. Sólo el perdón abrirá el canal para que la fe opere en nuestro corazón. El perdón es un prerrequisito esencial antes que podamos acercarnos a Dios en oración (Marcos 11,25). Si permitimos que afirmaciones negativas o acciones dolorosas de los demás nos corroan, damos a Satanás una entrada en nuestra vida. Podemos ser librados de esto perdonando a la gente involucrada, no importa la razón que tengamos o lo equivocado que estén ellos. Esto permite que Dios nos restaure y sane. La amargura es un arma de Satanás, por tanto no la dejes arraigar. Amargura es cualquier pensamiento, palabra o hecho, que no sea perdón, que proviene de una herida.

 

Preguntas para reflexionar

1.    ¿Qué deberíamos hacer cuando un hermano peca contra nosotros? (Lucas 17,3-4).

2.    ¿Por qué insiste Dios en que perdonemos a los otros, incluso cuando están totalmente equivocados?

3.    Haz una lista de aquellas personas a las que no has perdonado. Pide a Dios que te las traiga a tu memoria. Decídete ahora a perdonar a cada una de ellas. Clama a Dios para que te dé un espíritu perdonador, para expulsar toda ira y amargura de tu corazón, y llenarlo en cambio de su amor.

 

 Resumen y aplicación

1.    El arrepentimiento es un cambio de opinión y dirección. Las Escrituras nos instruyen a demostrar nuestro arrepentimiento con nuestros hechos (Mateo 3,8; Hechos 26,20). Perdonar a los demás, no importa lo equivocados que estén, es parte de nuestro arrepentimiento como discípulos de Jesús.

2.    Dios nos ha perdonado mucho, y espera que perdonemos a los demás de la misma manera (Mateo 13,21-35; Lucas 6,37-38).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Modificado el ( domingo, 07 de marzo de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.