Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Lección 13: La Obra del Espíritu Santo
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Lección 13: La Obra del Espíritu Santo PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
sábado, 13 de febrero de 2010

Lección 13

LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO

 

Fondo bíblico:

Juan 14:12 En verdad les digo: El que crea en mí hará las mismas obras que yo hago y, como ahora voy al Padre, las hará aún mayores.

Juan 14:15-27  Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos, 16 y yo rogaré al Padre y les dará otro Protector que permanecerá siempre con ustedes, 17 el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está con ustedes y permanecerá en ustedes. 18 No los dejaré huérfanos, sino que volveré a ustedes. 19 Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes me verán, porque yo vivo y ustedes también vivirán. 20 Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre y ustedes están en mí y yo en ustedes. 21 El que guarda mis mandamientos después de recibirlos, ése es el que me ama. El que me ama a mí será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él. 22 Judas, no el Iscariote, le preguntó: "Señor, ¿por qué hablas de mostrarte a nosotros y no al mundo?" 23 Jesús le respondió: "Si alguien me ama, guardará mis palabras, y mi Padre lo amará. Entonces vendremos a él para poner nuestra morada en él. 24 El que no me ama no guarda mis palabras; pero el mensaje que escuchan no es mío, sino del Padre que me ha enviado. 25 Les he dicho todo esto mientras estaba con ustedes. 26 En adelante el Espíritu Santo, el Intérprete que el Padre les va a enviar en mi Nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les he dicho. 27 Les dejo la paz, les doy mi paz. La paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya en ustedes angustia ni miedo.

Joh 16:5-15 Pero ahora me voy donde Aquel que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta adónde voy. 6 Se han llenado de tristeza al oír lo que les dije, 7 pero es verdad lo que les digo: les conviene que yo me vaya, porque mientras yo no me vaya, el Protector no vendrá a ustedes. Yo me voy, y es para enviárselo. 8 Cuando venga él, rebatirá al mundo en lo que toca al pecado, al camino de justicia y al juicio. 9 ¿Qué pecado? Que no creyeron en mí. 10 ¿Qué camino de justicia? Mi partida hacia el Padre, y ustedes ya no me verán. 11 ¿Qué juicio? El del gobernador de este mundo: ya ha sido condenado. 12 Aún tengo muchas cosas que decirles, pero es demasiado para ustedes por ahora. 13 Y cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, los guiará en todos los caminos de la verdad. El no viene con un mensaje propio, sino que les dirá lo que escuchó y les anunciará lo que ha de venir. 14 El tomará de lo mío para revelárselo a ustedes, y yo seré glorificado por él. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso les he dicho que tomará de lo mío para revelárselo a ustedes.

Hechos 1:4-8 En una ocasión en que estaba reunido con ellos les dijo que no se alejaran de Jerusalén y que esperaran lo que el Padre había prometido. "Ya les hablé al respecto, les dijo:" 5 Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días. 6 Los que estaban presentes le preguntaron: "Señor, ¿es ahora cuando vas a restablecer el Reino de Israel?" 7 Les respondió: "No les corresponde a ustedes conocer los plazos y los pasos que solamente el Padre tenía autoridad para decidir. 8 Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo cuando venga sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los extremos de la tierra.

1Corintios 2:9-16 Recuerden la Escritura: Ni ojo vio, ni oído oyó, ni por mente humana han pasado las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman. 10 Pero a nosotros nos lo reveló Dios por medio de su Espíritu, pues el Espíritu escudriña todo, hasta las profundidades de Dios. 11 En efecto, nadie nos conoce como nuestro espíritu, porque está en nosotros. De igual modo, sólo el Espíritu de Dios conoce las cosas de Dios. 12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, y por él entendemos lo que Dios nos ha regalado. 13 Hablamos, pues, de esto, no con los términos de la sabiduría humana, sino con los que nos enseña el Espíritu, expresando realidades espirituales para quienes son espirituales. 14 El que se queda al nivel de la psicología no acepta las cosas del Espíritu. Para él son tonterías y no las puede apreciar, pues se necesita una experiencia espiritual. 15 En cambio, el hombre espiritual lo juzga todo, y a él nadie lo puede juzgar. 16 ¿Quién ha conocido la forma de pensar del Señor y puede aconsejarle? Y precisamente nosotros tenemos la forma de pensar de Cristo.

 

La obra del Espíritu Santo en un discípulo de Jesús

Nos habilita para echar fuera demonios (Mateo 12,28).

Opera en nosotros el nuevo nacimiento (Juan 3, 5-8).

Será nuestro consolador (Juan 14,16).

Viven en nosotros (Juan 14,17).

Nos enseña (Juan 14,26; Juan 16,8-11).

Nos convence de pecado (Juan 16,8-11).

Nos da el poder para ser testigo de Dios (Hechos 1,8).

Da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios (Romanos 8,16).

Nos ayuda en nuestras debilidades (Romanos 8,26).

Habilita justicia y paz en nosotros (Romanos 14,17).

Nos santifica (Romanos 15,16).

Reparte varios dones como el quiere (1 Corintios 12,4-11).

Habilita el fruto del Espíritu en nosotros (Gálatas 5,22-23).

Habilita gozo en nosotros (1 Tesalonicenses 1,6).

 

Dones y frutos del Espíritu

 

Los dones del Espíritu

Son dotaciones sobrenaturales de Dios. Aún los talentos naturales necesitan ser rendidos a Dios antes de que los pueda usar plenamente para su gloria. El Espíritu Santo es quién nos equipa para poder hacer la voluntad de Dios y para adorarle y servirle (1 Corintios 12,7). Las listas de dones en primer Corintios 12,7-11 y Romanos 12,6-8 nos ayudan a entender la gama de dones disponibles para nosotros. El padre se ha asegurado de que a sus hijos no les falte nada de lo que puedan necesitar para llevar a cabo su voluntad y propósito, y para poder testificar del poder de Jesús aquí en la tierra.

 

El fruto del Espíritu

El fruto del Espíritu es la evidencia en nuestra vida de la obra del Espíritu Santo cambiándonos a la imagen y naturaleza de Jesús. El testimonio de nuestra vida es muy importante. El fruto del Espíritu y sus manifestaciones está descrito en Gálatas 5,22-23, y expresa el carácter de Jesús.

Los efectos de ser llenos con el Espíritu Santo

 

Hacia Dios

Experimentarás la profundidad del amor de Dios para tí, y te volverás muy sensible a su presencia y guía por medio de su Espíritu.

 

Hacia la Sagradas Escrituras

Tendrás un nuevo apetito por la Biblia y una mayor habilidad para usarla y para oír hablarte por medio de ella.

 

Hacia los demás

Te volverás más abierto a los demás, más amoroso hacia ellos, y más ilusionado por una parte activa de la iglesia que es el Cuerpo de Cristo.

 

Hacia el mundo

Te volverás más valiente para testificar de Jesús.

 

Hacia la guerra espiritual

Te volverás más consciente de tu autoridad en Cristo Jesús sobre el enemigo, para que puedas mantenerte firme y ver la extensión del Reino de Dios.

 

Preguntas para reflexionar:

1.    ¿De qué manera nos ayuda el Espíritu Santo a vivir nuestra vida, a un nivel práctico como Dios propone que lo hagamos?

2.    ¿De qué manera te ha ayudado el Espíritu Santo?

3.    ¿Es tu vida un ejemplo a los demás de lo que significa vivir día a día como un discípulo y seguidor verdadero de Jesús?

4.    ¿En qué áreas de tu vida necesitas someterte al Espíritu Santo para poder ser un discípulo de Jesús más eficaz?

 

Resumen y Aplicación:

1.    El Espíritu Santo garantiza la presencia de Dios en nuestras vidas.

2.    El Espíritu Santo es la fuente de poder disponible para un creyente, para capacitarle en hacer la voluntad de Dios y ser lo que Dios quiere que sea.

3.    Por medio del Espíritu Santo podemos tener el poder y el carácter de Jesús.

 

Modificado el ( domingo, 07 de marzo de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.