Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Lección 15: El Bautismo Cristiano (continuación)
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Lección 15: El Bautismo Cristiano (continuación) PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
martes, 11 de mayo de 2010

Lección 15

EL BAUTISMO CRISTIANO

(Continuación)

 

Fondo bíblico:

Mateo 28:19 Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,

Marcos 16:16 El que crea y se bautice se salvará, el que se niegue a creer se condenará.

 

El Bautismo Requerido del Creyente

Existen dos pasajes principales en los cuales se requiere claramente el bautismo del creyente.

El primero se encuentra en Mateo 28,19 donde se observa con vivo interés, que el bautismo es una orden para los que predican el evangelio, lo que fuertemente implica que su mensaje debe contener enseñanza con respecto a él.

El segundo pasaje Marcos 16,16 responsabiliza por el bautismo a la persona que recibe el mensaje. A primera vista parecería que este versículo exige el bautismo para la salvación. Esto no puede ser porque hay 150 pasajes en el Canon Cristiano que enseñan que la salvación es solamente por la fe. Es completamente imposible pensar que dos versículos que parecerían basar la salvación en el bautismo puedan invalidar 150 que prometen la vida eterna a los que simplemente creen.

Marcos 16,16 enseña meramente que el bautismo es el paso normal e inmediato de uno que ha creído. Creer y ser bautizado es el orden. Una persona no se salva por ser bautizada. Esto mismo el Señor prueba por las últimas palabras de este versículo, «más el que no creyere será condenado». La fe (creer) es la decisiva, el bautismo es puramente la manifestación pública de ella.

 

La fórmula del bautismo

En el encargo a sus discípulos, el Señor les mandó que fueran y doctrinaran a todos los gentiles, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. No obstante, encontramos en Hechos 8,16 que los samaritanos fueron bautizados en el nombre de Jesús. Algunos han sostenido que siendo los Hechos posterior a Mateo, el bautismo actual debería ser solamente en el nombre del Señor Jesús, y no en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. El argumento no tiene suficiente fundamento, porque no hay contradicción. La fórmula dada en Mateo incluye la presentada en los Hechos. Por eso, si se usara aquélla, no puede haber problema alguno de validez. Nótese que en Mateo dice en el nombre, esto es singular, no dice en los nombres ¿Cuál es el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo?

El modo del Bautismo

Que existe una diferencia marcada de opinión sobre el modo cómo debe ser administrado el bautismo dentro del cristianismo no necesita destacarse aquí. Puede decirse que el mismo se encuentra dividido en dos partes: los que practican el rociamiento, y los que practican la inmersión. Los que practican el bautismo por aspersión lo entienden como un símbolo del bautismo del Espíritu Santo. Es difícil decir dónde se originó esta idea, porque en ninguna parte de las Escrituras el bautismo por agua es símbolo del bautismo del Espíritu Santo. El bautismo del Espíritu une al creyente al cuerpo de Cristo (1 Corintios 12,13), mientras que el bautismo por agua, le identifica con Cristo en su muerte y resurrección.

 

Aunque no se halla en la Biblia un mandamiento específico que exija el bautismo por sumersión, podemos presentar muchos argumentos a favor.

1.    Este modo más exactamente representa la verdad enseñada, es decir, sepultados con Cristo y levantado en su resurrección. Uno debe descender al agua: ser sepultado en ella como figura de la muerte de Cristo, para resucitar luego con él.

2.    Está indicado claramente en el bautismo del eunuco por Felipe. «Y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y le bautizó. Cuando subieron del agua…» (Hechos 8,38-39).

3.    Muchos pasajes en la Escritura implícitamente expresan la inmersión en su contenido. Ejemplo: «Juan bautizaba también en Enón, junto a Salim, porque había allí muchas aguas» (Mateo 3,16).

 

Preguntas para reflexionar:

1.    ¿Es necesario el bautismo para la salvación?

2.    ¿Cuál es la fórmula bautismal que encontramos en la Escritura?

3.    ¿Por qué el bautismo por inmersión es un mejor modo que el bautismo por aspersión?

 

Resumen y Aplicación:

1.    El bautismo es el paso normal e inmediato de uno que ha creído. Creer y ser bautizado es el orden.

2.    En el encargo a sus discípulos, el Señor les mandó que fueran y doctrinaran a todos los gentiles, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

3.    No es bueno que los creyentes seamos sectarios en cuanto a fórmulas simbólicas. La realidad es más importante que el símbolo.

4.    El bautismo por agua, identifica al creyente con Cristo en su muerte y resurrección.

 

 

Modificado el ( martes, 11 de mayo de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.