Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Lección 16: El Bautismo del Espíritu Santo
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Lección 16: El Bautismo del Espíritu Santo PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
martes, 11 de mayo de 2010

Lección 16

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO

 

Fondo bíblico:

Mateo 3:11 Yo los bautizo en el agua, y es el camino a la conversión. Pero después de mí viene uno con mucho más poder que yo -yo ni siquiera merezco llevarle las sandalias-, él los bautizará en el Espíritu Santo y el fuego.

Hechos 1:5 Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días.

 

La Promesa del bautismo del Espíritu Santo

La promesa del bautismo del Espíritu Santo formaba parte importante del ministerio de Juan Bautista. Con su abnegación característica, declaró repetidas veces que su bautismo era únicamente con agua, pero que el que venía tras él, bautizaría con el Espíritu Santo (Mateo 3,11; Marcos 1,8); Lucas 3,16; Juan 1,33).

El Señor Jesucristo también repitió la misma promesa antes de su ascensión cuanto instruyó a sus discípulos que esperasen en Jerusalén la promesa del Padre (Hechos 1,5).

 

El cumplimiento de la promesa

Esta promesa se cumplió el día de Pentecostés cuando el Espíritu de Dios descendió sobre los creyentes en Jerusalén y formó de ellos la iglesia o el cuerpo de Cristo. La venida del Espíritu estuvo acompañada de un gran viento, y el don milagroso de lenguas (Hechos 2,2-4). En esta cita los apóstoles recibieron el bautismo y la llenura del Espíritu Santo en el mismo momento.

 

El bautismo del Espíritu coloca al creyente en el cuerpo de Cristo, que es la iglesia.

Hay mucha confusión respecto al bautismo del Espíritu Santo. Muchos enseñan que es la segunda obra de gracia, después de la salvación, la cual trae a los creyentes a un estado de bendición y santificación que se manifiesta públicamente en el don de lenguas extrañas. Otros enseñan que este bautismo resulta en la completa extirpación de la naturaleza de pecado en el creyente.

El Nuevo Testamento no sostiene tales doctrinas y solamente enseña que el bautismo del Espíritu se refiere a aquella obra por la cual el Espíritu Santo coloca a los creyentes en la iglesia. En el momento en que un pecador cree y es salvo, es un miembro del cuerpo de Cristo.

Sin embargo, muchos creyentes han tenido una experiencia con el Espíritu Santo en la cual fueron traídos más cerca del Señor o recibieron poder especial para servir mejor a Dios. En su devoción y entusiasmos se han referido a la experiencia como un bautismo del Espíritu Santo. Vemos que la equivocación no está tanto en la doctrina como en el descuido del lenguaje. Como creyentes debemos poner todo cuidado en usar correctamente los términos de las Escrituras porque muchas falsas ideas y doctrinas principian en esta forma. Por otra parte hay personas que saben usar el término «el bautismo del Espíritu Santo» en la forma exacta, pero han negado la realidad de estas experiencias en las vidas de otros creyentes. Esto también es lamentable. Es mucho mejor ser llenos del Espíritu Santo, aunque incorrectos en los términos para explicar tal experiencia, que ser tan exactos en la doctrina y al mismo tiempo tan fríos espiritualmente.

 

Preguntas para reflexionar:

1.    Reflexione sobre la diferencia entre el bautismo del Espíritu y la llenura del Espíritu.

 

Resumen y Aplicación:

1.    El bautismo del creyente en agua le identifica con Cristo y su muerte y resurrección.

2.    El Bautismo del Espíritu Santo se verifica cuando el pecador cree y recibe al Señor como su Salvador. El Espíritu liga entonces al cuerpo de Cristo que es la iglesia.

 

Modificado el ( martes, 11 de mayo de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.