Inicio arrow Sermones arrow El Día de Reposo III [audio]
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
El Día de Reposo III [audio] PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
miércoles, 24 de noviembre de 2010

Para escuchar el mensaje pulse el botón "Play".
Para descargarlo, haga click derecho aquí y seleccione "Guardar destino como".

 

EL DÍA DE REPOSO III

El contenido del cuarto mandamiento

Éxodo 20, 8-11 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.¨


Los primeros cuatro mandamientos del decálogo expresan lo que Dios espera de su hijos: (1) el primer mandamiento expresa el mandato de que Dios ha de ser el único objeto de nuestra adoración, (2) el segundo mandamiento nos habla de la manera de adorarlo, (3) el tercer mandamiento nos habla de la actitud de reverencia hacia Dios, (4) y el cuarto nos enseña el día específico para manifestar de modo particular y especial nuestra adoración a Dios.


Las palabras que introducen este mandamiento.

«Acuérdate» Este mandamiento no empieza de forma negativa como los demás. No hará esto o aquello. Sino que se presenta como un recordatorio de algo ya conocido, algo que se había pedido con anterioridad y que por algunas razones se había olvidado o no se había podido cumplir. Esto nos indica que el mandamiento es anterior al tiempo en que se da la ley al pueblo de Israel.


Acuérdate, no lo olvide. Esta es una exhortación a poner cuidado. Se trata de algo que requiere planificación para que no se olvide. Algo que hay que mantenerlo fresco en la memoria. Acuérdate para celebrarlo, no es solo de un asiento en la memoria, de memorizarlo, sino de practicarlo.


El contenido esencial del mandamiento.

La porción de tiempo señalado en el mandamiento.

Seis días para nuestras labores y el otro para adorar al Señor. El mandamiento no determina cuando empieza y cuando termina el día de reposo y los seis días. Aquí no se habla del día específico. Los judíos apartaban desde la caída del sol del sexto día. Esto es cultural, nosotros no tenemos la misma indicación para medir el día, más bien nuestro día empieza a la doce de la noche. Lo que se establece es que un día de cada siete debe dedicarlo a Dios. Un día, pero no dice cuál día. Tampoco habla de donde empieza este día. En nada afecta la esencia del cuarto mandamiento el día que se separe.

La Biblia no dice el séptimo día de la semana. Debemos entender que sábado en la Biblia no se refiere a un día de la semana. Los nombres de la semana vinieron después de que la Biblia fue escrita. Eso pertenece al calendario gregoriano. La palabra sábado en la Biblia se utiliza para referirse a cualquier día de reposo, no importa que fuese el quinto, el sexto o el séptimo día de la semana o el primer o décimo día del mes.


Lo que debemos hacer ese día.

Ese es un día de reposo para dedicarnos al Señor. Se nos dice que es un día, no una porción del día. Para hacer en ese día lo que es de servició y adoración a Dios. Reposo no es inactividad, es reposar de nuestras labores cotidianas para poder dedicarnos a adorar a Dios. Si no hacemos nada ese día estaríamos guardando el día, pero lo estaríamos guardando como lo guardan las bestias.

Marcos 2,27 «También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo.»

Este es un aspecto del día del día de reposo que no debemos olvidar. Es para beneficio del hombre no para que el hombre sea un esclavo del día.


El aspecto negativo del cuarto mandamiento.

No hagas obra alguna.

Juan 5,16-17 «Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban matarle, porque hacía estas cosas en el día de reposo. Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.»

El trabajo que debe suspenderse corresponde a aquellas labores que tienen que ver con nuestras vocaciones terrenales, incluyendo labores cotidianas. En la sociedad del tiempo bíblico la actividad mayor era la agricultura. Para hoy esto incluye lo que utilizamos para ganarnos la vida. La obediencia gira alrededor de la fe no de la ley. Se trata de un día en que nuestros pensamientos y actos deben ser predominantemente al Señor.

Pero si no debemos trabajar ese día, tampoco debemos requerir los servicios de otros a no ser por una verdadera necesidad. Si otros violan este mandamiento nosotros no debemos servirnos de ellos.

Nehemías 13,15-21 ¨En aquellos días vi en Judá a algunos que pisaban en lagares en el día de reposo, y que acarreaban haces, y cargaban asnos con vino, y también de uvas, de higos y toda suerte de carga, y que traían a Jerusalén en día de reposo; y los amonesté acerca del día en que vendían las provisiones. 16 También había en la ciudad tirios, que traían pescados y toda mercadería, y vendían en día de reposo a los hijos de Judá en Jerusalén. 17 Y reprendí a los señores de Judá y les dije: ¿Qué mala cosa es esta que vosotros hacéis, profanando así el día de reposo? 18 ¿No hicieron así vuestros padres, y trajo nuestro Dios todo este mal sobre nosotros y sobre esta ciudad? ¿Y vosotros añadís ira sobre Israel profanando el día de reposo? 19 Sucedió, pues, que cuando iba oscureciendo a las puertas de Jerusalén antes del día de reposo, dije que se cerrasen las puertas, y ordené que no las abriesen hasta después del día de reposo; y puse a las puertas algunos de mis criados, para que en día de reposo no introdujeran carga. 20 Y se quedaron fuera de Jerusalén una y dos veces los negociantes y los que vendían toda especie de mercancía. 21 Y les amonesté y les dije: ¿Por qué os quedáis vosotros delante del muro? Si lo hacéis otra vez, os echaré mano. Desde entonces no vinieron en día de reposo.¨

Ese día es para dedicarlo al Señor no para salir a negociar. A menos que sea por causa de verdadera necesidad.


Hay obras que se pueden y se deben hacer en el día de reposo.

Mateo 12:1-5 ¨En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer. Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo. Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre; cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes? ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?


El día de reposo no es un día de total inactividad y eso lo enseña el Canon hebrea Las obras piadosas no están prohibidas. Las obras de misericordias no están prohibidas. Las obras de necesidad no están prohibidas. Hay ciertos tipos de trabajos que no se pueden detener.


Aplicación:

La táctica de los que se oponen a los mandamientos es declarar que el mandamiento es absurdo e impracticable. ¿Qué nos enseña el cuarto mandamiento? Que debemos apartar un día de cada siete para adorar a Dios. El mandamiento no es complicado, nosotros lo complicamos para justificar el no guardarlo.

El problema puede ser que como no se conoce a Dios y no se tiene un alma que cultivar. Como no se tiene hambre de Dios. Ve esto como un sacrificio. Pero el que tiene una relación de amor con Dios no quisiera pasar una semana sin tener ese tiempo de apartamiento con su Señor.


 

Modificado el ( miércoles, 24 de noviembre de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.