Inicio arrow Sermones arrow El Día de Reposo V [audio]
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
El Día de Reposo V [audio] PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
domingo, 12 de diciembre de 2010

Para escuchar el mensaje pulse el botón "Play".
Para descargarlo, haga click derecho aquí y seleccione "Guardar destino como".

  EL DÍA DE REPOSO V

La enseñanza y el ejemplo de los apóstoles

sobre el día del reposo


Éxodo 20, 8-11 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.¨



A los largo de los siglos la iglesia de Cristo se ha congregado semanalmente y el primer día de la semana. ¿Por qué?


La enseñanza de los apóstoles

Los apóstoles enseñaron la vigencia de la ley moral.

Y la ley moral incluye la ordenanza del día del reposo. La ley moral no fue dada para justificar al pecador sino para revelar el patrón de conducta que Dios exige. Ninguno puede salvarse cumpliendo los diez mandamientos, porque le es imposible cumplirlos. Romanos 3,19-20 ¨Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.¨ Debemos estar claros en cuanto a que la ley no fue dada para servir como un instrumento de salvación.

La ley nos guía, nos revela, nos mueve a buscar la salvación. Es el Espíritu Santo que nos ayuda a obedecer la ley. Pablo dijo ¨Yo estoy bajo la ley de Cristo¨.

Romanos 7,12-22 ¨De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno. ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso. Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; ¨

Romanos 13,8-9 ¨No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.¨

En Efesios también Pablo cita el decálogo, allí se manda ¨Hijos obedeced a vuestros padres¨.


El decálogo es una unidad, por eso se habla de la ley. Es una ley con diez acápites, no diez leyes. Y uno de los acápites de esa ley es ¨Acuérdate del día de reposo¨. Santiago 2,10-11 nos dice: ¨Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.¨


El principio regulativo de la adoración requiere una frecuencia determinada y un día señalado para la adoración del Pueblo de Dios.

Dios ha regulado la adoración de su pueblo. Lo que Dios ordena en asunto de adoración es correcto y lo que no ha ordenado es incorrecto aunque se no encuentre una prohibición.

Deuteronomio 12,29-32 ¨Cuando Jehová tu Dios haya destruido delante de ti las naciones adonde tú vas para poseerlas, y las heredes, y habites en su tierra, guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después que sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré. No harás así a Jehová tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehová aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses. Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás.¨

Mateo 15,7-9 ¨Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.¨

Colosenses 2,23 ¨Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.¨

Culto voluntario es religión auto inventada. Pablo le dice a Timoteo en su primera carta capítulo dos y versículo cinco, que hay una manera de conducirse en la iglesia. En otras palabras en la iglesia se hace lo que Dios dice, no lo uno se invente hacer.


Dios no solo ha revelado el como adorarlo sino que también la frecuencia. ¿Cuál debe ser la frecuencia de reunión en adoración? ¨seis días trabajarás más el séptimo es para Jehová tu Dios¨. Esta frecuencia está determinada por el cuarto mandamiento.

Hebreos 10,25 nos dice: ¨no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.¨ ¿Cómo podríamos cumplir con este mandato sino existe una frecuencia determinada?

 

El ejemplo de los apóstoles

El ejemplo apostólico establece la frecuencia y el día en que la iglesia deber reunirse a adorar a Dios.

Hechos 20,7 ¨El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban reunidos; y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo. Después de haber subido, y partido el pan y comido, habló largamente hasta el alba; y así salió. Y llevaron al joven vivo, y fueron grandemente consolados.¨

Apocalipsis 1,10: ¨Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta¨. Aquí podemos decir que Juan estaba dedicado a tener comunión con Dios porque era el día del Señor, cuando tuvo una experiencia con Dios.


Aplicación:

Primero: Debemos orar en espíritu y verdad. Orar en espíritu y verdad. Es hacerlo según lo revelado por Dios y no por nuestros criterios personales. La verdad que se expone en la adoración es seis días para trabajar y el séptimo es para dedicarlo a la adoración a Dios.

Segundo: Pongamos atención al principio que se enseña y no a los detalles. Muchos detalles son añadidos por el espíritu farisaico. Hay cosas que son necesarias pero otras que no lo son y debemos dejarlas para otro día a fin de dedicar lo mejor a tener una deleitosa comunión con Dios.


Modificado el ( domingo, 12 de diciembre de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.