Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow Confesión de fe: 7. Jesucristo y su Oficio
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Confesión de fe: 7. Jesucristo y su Oficio PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
viernes, 18 de marzo de 2011

Jesucristo y su oficio

 

1.   En el eterno pasado, agradó a Dios en su propósito eterno, llevar a cabo un plan. Este plan fue formulado y consumado en la mente de Dios antes de la caída del hombre. Dios se gloriaba con la idea de salvar personalmente al mundo. Cristo era aquel Dios que se gloriaba en el eterno pasado. Cristo es el autor, en cuya mente fue concebido el plan, es el mismo quien llegó a ser el consumador. Dios fue el arquitecto y a la vez el hacedor. 

 

      (Ap.13. 8/ Heb.12. 2)

 

2.   Creemos que en Jesucristo habita corporalmente toda la plenitud de la deidad, por lo que confesamos que la divinidad está en Jesús. Publicamos y defendemos la supremacía de nuestro Señor Jesucristo. El hijo de Dios significa que Dios tuvo un hijo por una mujer humana. Creemos en la preexistencia de Cristo, pero no como el hijo, ni tampoco como otra persona aparte del Padre. 

 

(Col.2. 8-9/ Ap.1. 8; Mt.28. 18; Col.2. 10; Ap.4. 8-11; 5. 11-14; 19. 16; 17. 14; 1Tim.6. 14-17; Ap.20. 11-12 con Jn.5. 22 y Hch.17. 30-31/ Jn.10. 30; 14. 7-11)

 

3.   Que Dios consumo la promesa hecha a los antiguos padres por boca de sus santos profetas al manifestarse al mundo, en el tiempo por él determinado, como el Hijo único, el cual tomo forma de siervo y se hizo semejante a los hombres, tomando realmente una verdadera naturaleza humana con todas sus debilidades, excepto el pecado, siendo concebido en el seno de la bienaventurada virgen María por el poder del Espíritu Santo, sin intervención de varón.  

 

(Lc.1. 54-55; Gn.26. 4; 2Sam.7. 12; Sal.132. 11; Hch.13. 23/ Jn.1. 1,14; 1Tim.3. 16; Flp.2. 7/ 1Tim.3. 16; 2. 5; 2Sam.7. 12; Sal.132. 11/ Heb.12. 17; Lc.1. 35)

 

4.   Que el Señor Jesucristo asumió de muy buena manera el oficio de mediador y fiador, nació bajo la ley, la cumplió correctamente y sufrió  para que nosotros no fuéramos castigados, siendo hecho pecado y maldición por nosotros, soportando las más terribles aflicciones en su alma y los más dolorosos sufrimientos en su cuerpo, fue crucificado y murió y permaneció en el estado de los muertos, aunque sin ver corrupción. Al tercer día resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo en que sufrió, pero glorificado, con el cual también ascendió al cielo, y allí está a la diestra de Dios. (los términos, la mano de Dios, el brazo de Dios y la diestra de Dios, son puramente hebraísmos, es decir, expresiones del idioma hebreo que simbolizan el poder de Dios), y regresará para juzgar a los hombres y a los ángeles al final del mundo. 

 

(Heb.1. 5-10 / Gal.4. 4 / Mt.3. 15; 5. 17 / Mt.26. 37-38; Lc.22. 44 / Mt.26-27 / Fil.2. 8 ; Hch.13. 37 / Jn.20. 25,27 / Rom.8. 34; Heb.9. 24 / Hch.10. 42; Rom.14. 9-10; Hch.1. 11; Mt.13. 40-42; 2P.2. 4; Jud.6)

 

5.   El único redentor es el Señor Jesucristo, quien como redentor realiza los oficios de Profeta, de Sacerdote y de Rey. Como Profeta revela a su pueblo, por su Palabra y Espíritu, la voluntad de Dios para su salvación; como Sacerdote ofreció (a sí mismo) una sola vez sacrificio por los pecados de su pueblo para revelar la justicia divina y reconciliarnos con Dios, y al hacer contínua intercesión por ellos; como Rey está llamando a su iglesia del mundo para ser un pueblo para sí mismo, gobernándoles, defendiéndoles, sometiendo, salvando, preservando y bendiciendo a sus siervos; y refrenando, venciendo y tomando venganza de todos los enemigos, suyos y de ellos.  

 

(1Tim.2. 5-6; Jn.1. 14; Heb.7. 24-25 / Hch.3. 21-22 / Heb.5. 5-7; 7. 25 / Sal.2. 6; Is.9. 6-7; Mt.21. 5 / Jn.1. 18; 1P.1. 10-12; Jn.20. 31; 14. 26 / Heb.9. 14,28 / Heb.2. 17; Ro.5. 10 / Heb.7. 24-25 / Hch.15. 14-16; Mt.16. 18; 1P.2. 9-10 / Ef.1. 22; 4. 11-12; Is.33. 22 / Mt.16. 18; Is.32. 1-2; 33. 22 / Sal.110. 2-3 / Hch.5. 31 / Is.63. 9 / Ap.2. 10; 22. 12 / 1Co.15. 25; 2Ts.1. 8-9)

 

Modificado el ( viernes, 18 de marzo de 2011 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.