Inicio arrow Estudios Bíblicos arrow confesión de fe 8: El Espíritu Santo en la vida humana
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
confesión de fe 8: El Espíritu Santo en la vida humana PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
jueves, 12 de mayo de 2011

El Espíritu Santo en la vida humana

 

1.   Dios es Espíritu. Jesucristo es el Espíritu Santo encarnado. El Espíritu Santo es Dios mismo. Su esencia divina efectuando sus obras no independiente de la personalidad de Dios, sino inseparable, unido en todos aspectos, a la plenitud de la divinidad. Por lo que negamos que el Espíritu Santo sea “un agente de Dios”, o como otros indican “la tercera persona”.

 

(Juan 4.24 / Fil.1.19; Ro.8.9; Col.1.27; 2Cor.3.17; Jn.14.18-20; 1P.1.10-11; 1Ti.3.16)

 

2.   El Espíritu Santo realiza diversas operaciones en el individuo, son ellas: Convicción, Bautismo del Espíritu Santo, Regeneración, Santificación, Poder para el servicio, y Unciones especiales.

 

3.   Convicción es una revelación del justo juicio de Dios que ha estado sobre todos los seres humanos desde Adán. El primer paso hacia un verdadero arrepentimiento es por medio de una completa convicción de la enormidad y la terribilidad del pecado.

 

(Jn.16.8-11)

 

4.   Cuando el pecador se convierte y recibe al Señor como su Salvador, es Bautizado por el Espíritu en Cristo, operándose en él la regeneración y santificación, pasando a formar parte del Cuerpo de Cristo, y por lo tanto pasa a ser morada del Espíritu de Dios. El Bautismo del Espíritu Santo, es la obra del Espíritu al introducir al creyente en el Cuerpo de Cristo.

 

(Ef.1.13-14; 2.18,22; Ro.6.3-4, 22; Jn.3.3)

 

5.   La Regeneración  o Nuevo Nacimiento, es el acto divino que imparte en el creyente una vida nueva y más elevada en unión con Cristo. Cuando hemos sido regenerados, hemos nacido del Espíritu de Dios en la familia de Dios.

 

(Ti.3.5; Jn.3.3; 1P.1.23)

 

6.   El creyente es capacitado por el Espíritu Santo, recibiendo investidura o habilidades que tienen por objeto primordial vigorizar y activar la naturaleza humana a fin de prepararla para servir a Dios, y poner de manifiesto una expresión exterior de carácter sobrenatural.

 

(Hch.1.8; 2.1-21; 1Co. 12.1-11)

 

7.   Hay ocasiones especiales en que el creyente pasa por una experiencia con el Espíritu Santo, en las cuales es traído mas cerca del Señor o recibe poder especial para servir mejor. A esto nos referimos como descensos del Espíritu o Unciones.

 

(Hch.13.9; 4.8,31)     

Modificado el ( jueves, 12 de mayo de 2011 )
 
Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.