Inicio
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
La Lucha Contra el Pecado VIII: El Mundo [audio] PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Pastor Felipe Rincón   
domingo, 06 de enero de 2008

Para escuchar el mensaje pulse el botón "Play".
Para descargarlo, haga click derecho aquí y seleccione "Guardar destino como".

EL MUNDO

    En la lucha contra el pecado

  Cristo afirmó no ser del mundo según se registra en Juan 8.23. Así también los cristianos hemos de vivir en el mundo sin ser del mundo, según Juan 15.18 y 19; y 17.1-19.

Juan 15:18-19:  ¨ 18 "Si el mundo los odia a ustedes, sepan que a mí me odió primero.19 Si ustedes fueran del mundo, la gente del mundo los amaría, como ama a los suyos. Pero yo los escogí a ustedes entre los que son del mundo, y por eso el mundo los odia, porque ya no son del mundo.¨

Juan 17:1-19:  ¨ 1 Después de decir estas cosas, Jesús miró al cielo y dijo: "Padre, la hora ha llegado: glorifica a tu Hijo, para que también él te glorifique a ti.2 Pues tú has dado a tu Hijo autoridad sobre todo hombre, para dar vida eterna a todos los que le diste.3 Y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste.

4 "Yo te he glorificado aquí en el mundo, pues he terminado la obra que tú me confiaste.5 Ahora, pues, Padre, dame en tu presencia la misma gloria que yo tenía contigo desde antes que existiera el mundo.

6 "A los que escogiste del mundo para dármelos, les he hecho saber quién eres. Eran tuyos, y tú me los diste, y han hecho caso de tu palabra.7 Ahora saben que todo lo que me diste viene de ti;8 pues les he dado el mensaje que me diste, y ellos lo han aceptado. Se han dado cuenta de que en verdad he venido de ti, y han creído que tú me enviaste.

9 "Yo te ruego por ellos; no ruego por los que son del mundo, sino por los que me diste, porque son tuyos.10 Todo lo que es mío es tuyo, y lo que es tuyo es mío; y mi gloria se hace visible en ellos.

11 "Yo no voy a seguir en el mundo, pero ellos sí van a seguir en el mundo, mientras que yo me voy para estar contigo. Padre santo, cuídalos con el poder de tu nombre, el nombre que me has dado, para que estén completamente unidos, como tú y yo.12 Cuando yo estaba con ellos en este mundo, los cuidaba y los protegía con el poder de tu nombre, el nombre que me has dado. Y ninguno de ellos se perdió, sino aquel que ya estaba perdido, para que se cumpliera lo que dice la Escritura.

13 "Ahora voy a donde tú estás; pero digo estas cosas mientras estoy en el mundo, para que ellos se llenen de la misma perfecta alegría que yo tengo.14 Yo les he comunicado tu palabra, pero el mundo los odia porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.15 No te pido que los saques del mundo, sino que los protejas del mal.16 Así como yo no soy del mundo, ellos tampoco son del mundo.17 Conságralos a ti mismo por medio de la verdad; tu palabra es la verdad.18 Como me enviaste a mí entre los que son del mundo, también yo los envío a ellos entre los que son del mundo.19 Y por causa de ellos me consagro a mí mismo, para que también ellos sean consagrados por medio de la verdad.

 

¿Qué es el mundo?

1.   La creación, el Cosmos. El planeta en que vivimos. Efesios 1. 4 ¨ nos escogió en él antes de la fundación del mundo.

2.   El género humano, la humanidad. Ejemplo Juan 3.16 ¨ porque de tal manera amó Dios al mundo ¨ a la humanidad.

3.   El sistema de valores y actitudes de una sociedad que rechaza y se opone a Dios. 1ª. Juan 2. 15-17 ¨ No amen al mundo, ni lo que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, no ama al Padre;16 porque nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo. Y esto es lo que el mundo ofrece: los malos deseos de la naturaleza humana, el deseo de poseer lo que agrada a los ojos y el orgullo de las riquezas.17 Pero el mundo se va acabando, con todos sus malos deseos; en cambio, el que hace la voluntad de Dios vive para siempre.¨

 

El cristiano ha de vivir en el mundo creado, el cosmos; ha de amar al género humano. Pero no hacerse cómplice de él en criterios y costumbres. Cuando hablamos del mundo como enemigo, no nos referimos ni al cosmos, ni a la humanidad, sino al sistema mundano que no toma en cuenta a Dios, que se organiza bajo criterios diferentes a la ley de Dios.

 

La dependencia individual del medio

Formas en que el mundo influye sobre el individuo:

 

Percepciones

El deseo de agradar, de coincidir, de recibir aprobación social, el miedo a disentir de los otros, a enfrentarse con ellos, puede condicionar muy eficazmente al individuo afectando sus percepciones. Generalmente las personas temen quedarse aisladas, desean mantenerse agrupadas y por ello consciente o inconscientemente modelan su percepción y juicio a la mayoría.

 

Criterios

El humano tiende a buscar orientación en el grupo, mira de reojo a los lados, y se atiene a lo que ve establecido y es usual. Esta socialización o masificación va configurando de manera eficaz la mente del ser humano, desde que ingresa en el mundo hasta que muere. Los criterios recibidos unas veces favorecen la formación de criterios verdaderos, pero otras veces inculcan convencimientos falsos.

 

Conducta

El comportamiento individual se ve constantemente afectado por la aprobación social, que refuerza ciertas pautas conductuales, y por la reprobación social, que aleja otras. Usamos o no usamos, hacemos o no hacemos en base a los elogios que recibimos.

 

Comparación social

El influjo de los otros es tan fuerte sobre un individuo que este llega a interpretar sus propias experiencias, sobre todo cuando son ambiguas, por comparación social. Son muchas las ocasiones en que una persona no sabe que pensar y soluciona el asunto por referencia social a otra persona o a la mayoría, o bien a un grupo de referencia. Está comprobado que un sujeto en ciertas circunstancias tiende a apropiarse, en algún grado, la reacción fisiológica de su compañero o compañeros. De ahí el proverbio popular ¨ el que anda con cojo, termina   cojeando ¨.

 

Roles

Existen ciertas pautas conductuales, ciertos roles que la sociedad le da a cada individuo -ya de maestro, abogado, ama de casa, ministro de la religión- y en cierta medida esto es necesario como punto de partida para el individuo. Sin embargo esto implica un peligro para la libertad de la persona y para la honestidad moral. La aceptación acrítica de un rol social suele conducir a la mediocridad o a la maldad.

 

Expectativas

La psicología social habla de las expectativas refiriéndose a ciertas de normas conductuales que la sociedad espera de sus miembros y que les inculca desde niños. La aprobación y reprobación sociales vigilan con cuidado el cumplimiento de tales expectativas. Se espera de la mujer casada tal o cual cosa, del padre esto o aquello, y así sucesivamente.

 

Necesidades

El ser humano tiene ciertas necesidades físicas, psicofísicas y psíquicas. Como son la cantidad de alimentos necesarios para subsistir, el tamaño de la vivienda para estar a gustos, necesidad de adquirir lo nuevo, de participar, y otras necesidades. ¿porqué todas estas necesidades personales y familiares varían mucho de una cultura a otra, de una época a otra? ¿No nos habla esto de influencias sociales? Pues, nuestras necesidades están condicionadas en gran medida por el mundo en que vivimos.

 

El llamado a la diferencia

Todo lo expuesto no enseña que estamos atados por lazos invisibles en el modo de pensar, sentir, decir y hacer. Que la adhesión del individuo al grupo suele ser mayor que la que tiene hacia si mismo, hacia sus ideas personales y que esta realidad amenaza la existencia cristiana genuina, que un cristiano no podrá vivir el Evangelio si desea éxito en este mundo y teme sufrir fracasos.

 

Los medios de comunicación social son una gran fuerza para inculcar en la masa ciertos criterios de pensamiento o pautas de conducta. Ellos tienen poder para valorar una línea y burlarse de otra hasta desprestigiarla, y pueden conseguir que los clientes piensen y actúen como ellos quieren. Es por ello que el cristiano está llamado a ser un disidente del mundo, a no aceptar los roles sociales, tal como están configurados en su ambiente. Debe pensar y actuar desde la suprema originalidad del Evangelio.

 

El asunto es más difícil que lo que pensamos, puesto que. los que están cautivos del mundo piensan que no lo están, creen que sus convicciones y conductas parten de opciones personales, conscientes y libres. Pero la realidad es que el mundo a través de sus diferentes medios, moldea los sentimientos, pensamientos, conductas y actitudes de los carnales que son llamados en Lucas 16.8 ¨ hijos de este siglo ¨. Los lazos invisibles del mundo son suaves, tan sutiles, y constantes que no suelen ser sentidos como ataduras, hasta que uno intente librarse del mundo. Es ahí cuando uno se da cuenta que esos lazos forman una atadura tan fuerte que no es posible romper sin el auxilio de la gracia de Cristo.

Los influjos del mundo se reciben más cuando la persona es menos dueña de sí, y está más abandonada a los pensamientos de moda y a las costumbres vigentes. Por ello hay que trabajar intensamente para no conformarse a este mundo y renovarse por la transformación de la mente según Cristo.

 

Conformismo vs. Independencia

Lo opuesto al conformismo no es la rebeldía sino la independencia.

Como los mundanos no tienen más cuadro de referencia que este mundo solo pueden ampliar su marco de visión dentro de ciertos límites. Por ello frente a ciertas lecturas, viajes, conocimientos, puede ampliar su mente y resistir el conformismo extremo cayendo a la rebeldía inconformista. Sin embargo, no alcanza la verdadera independencia. Porque tanto el conformismo como la rebeldía son dos posturas gregaria, que están formuladas en cuanto a aceptación o rechazo a un cuadro social exterior. El inconformismo es tal solamente en referencia a un marco social, pero al mismo tiempo tiene conformismo en relación a otro cuadro social.

La independencia no actúa por adhesión o rechazo del medio social, es decir, no se configura por referencia positiva o negativa al mundo presente, sino que nace desde el ser, busca la verdad, acepta o rechaza con sentido crítico las realidades presentes, pero sobre todo, no fija sus ojos en las cosas visibles, que son temporales sino en las invisibles, que son externas (2 Corintios 4.18)


 

 

Modificado el ( lunes, 16 de marzo de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.