Inicio
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Hacer Pregunta
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
Génesis 1,14-19 La creación y distribución de las lumbreras sobre la tierra PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
sábado, 19 de mayo de 2012

Formación Bíblica

Tema: LA CREACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE LAS LUMBRERAS

SOBRE LA TIERRA

 

Texto: «Génesis 1,14-19»

 

Introducción:

Llegamos al cuarto día de la creación. Recuerde que al principio la tierra estaba flotando en el espacio, deformada y sin terminar. Estaba envuelta en total oscuridad, puesto que un velo de vapor espeso, densas nubes, y una niebla densa envolvían la tierra; además la superficie estaba cubierta de agua.

El primer día Dios creó la luz; el vapor espeso comenzó a evaporarse y rayos de luz empezaron a penetrar y llegar a la tierra.

El segundo día, surge la atmósfera o el espacio aéreo que se cierne sobre la tierra y dónde se puede respirar.

El tercer día, ocurre la separación de las aguas y la tierra, apareciendo lo seco y dando surgimiento a los mares, lagos y ríos. También el tercer día Dios creó la flora, todos los pastos verdes, flores, arbustos, vegetales, y árboles.

Ahora llegamos al cuarto día, la creación y distribución de las lumbreras sobre la tierra para regular las estaciones, los días y los años.

 

I. Versículos 14-15

14 Y dijo Dios: Sean luminarias en el extendimiento de los cielos para apartar el día y la noche; y sean por señales, y por tiempos [determinados] (señales para solemnidades BJ) (para señalar las fiestas BL), y por días y años; 15 y sean por luminarias en el extendimiento de los cielos para alumbrar sobre la tierra; y fue así.

 

Observamos:

1.  La Palabra de Dios creó y distribuyó las lumbreras sobre la tierra.

La palabra lumbreras quiere decir portadores de luz o luminarias. Se refiere a los cuerpos celestes: el sol, la luna y las estrellas. Note:

1)     Dios no está creando el sol, la luna y las estrellas. Ya se habían creado cuando ¨creó Dios los cielos y la tierra¨ (v.1).

2)     Dios no está creando la luz, el día y la noche por todo el universo. La luz ya se había creado cuando ¨dijo Dios: sea la luz¨ (v.3).

 

Debemos tener claro que lo que Dios está haciendo en estos versículos es creando y distribuyendo las lumbreras sobre la tierra. Él no está lidiando con la luz en todo el universo. Él está lidiando con la luz sobre la tierra. El primer día de la creación Dios creó la luz en todo el universo. Pero la luz y el calor del sol aún no habían evaporado suficientemente el vapor como para que fuera visible sobre la tierra y proporcionar o regular el día y la noche, las estaciones y los años. Pero el cuarto día, las nubes que envuelven la tierra se evaporan para que el sol, la luna y las estrellas se puedan ver desde la tierra. Ahora pueden desempeñar su labor en la tierra.

¿Cuál es la labor o funciones del sol, la luna y las estrellas?

1)   El sol separa el día de la noche.

2)   Los cuerpos celestes sirven como señales para la tierra. La palabra señales quiere decir algo que está grabado o marcado.

-         Son señales para la orientación ya sea en la tierra o el mar; señales que guían una brújula de día o de noche.

-         Son señales que indican las condiciones del tiempo.

Mat 16:2-3 ¨Jesús les contestó: "Por la tarde, ustedes dicen: 'Va a hacer buen clima porque el cielo está rojo'. 3 Y por la mañana dicen: 'Hoy va a ser un día lluvioso porque el cielo está oscuro y rojo'. Ustedes ven estas señales en el cielo y saben lo que significan, ¿pero no son capaces de saber el significado de las señales de los tiempos que estamos viviendo?¨ (PDT)

-         Son señales que declaran la gloria de Dios y apuntan hacia Dios.

Salmo 91,1 ¨Los cielos cuentan la gloria* de Dios, y el firmamento declara que Dios lo ha creado.¨

Los cielos declaran la gloria de Dios y proclaman su sabiduría, poder y bondad, para que todos los impíos queden sin excusa. Por sí mismos los cielos dicen ser obras de las manos de Dios, porque deben tener un Creador eterno, infinitamente sabio, poderoso y bueno.

-         Son señales que controlan los océanos y sus mareas día tras día y mes tras mes.

3)   Los cuerpos celestes proveen estaciones para la tierra.

-         La tierra viaja en su órbita además de viajar alrededor del sol. En su viaje para rodear el sol se tarda aproximadamente 365 días. Así es como medimos nuestro año.

-         El eje de la tierra está inclinado cerca de 23,5 grados. Esta inclinación y el gira de la tierra alrededor del sol son los que crean las estaciones del año. Por la inclinación, diferentes partes de la tierra enfrenta el sol de forma más directa en diferentes períodos durante el año. La región más directa enfrente del sol, es más cálida, y la más indirectamente, más fría. Es eso, el calor y el frio de la superficie de la tierra, lo que le proporciona las estaciones a la tierra.

4)   Los cuerpos celestes proporcionan días y años para la tierra.

La tierra no tendría días, noches ni años si no fuera por los cuerpos celestes, en particular el sol.

5)   Los cuerpos celestes proporcionan luz sobre la tierra.

 

Enseñanza y aplicación:

1.     La luna es una lumbrera menor. Es más pequeña y la luz que emite es solo una luz reflejada desde el sol. Pero a pesar de su tamaño más pequeño y su luz prestada, su función es esencial para la tierra. Su valor es enorme: proporcionan luz de noche y controla parte de las señales e influye en las mareas de los mares y hasta en la conducta humana.

       Esto nos proporciona una analogía de lo que sucede con los creyentes. Entre los creyentes están aquellos dotados menos que otros. Aún así, Dios dice que todo creyente es esencial para el cuerpo de Cristo (1Corintios 12,14-24). Todo creyente es de un tamaño y valor enorme para el mundo. La cantidad de dones no determina el valor. El valor está determinado por la utilización de los dones, de lo que una persona hace con lo que tiene.

        Mat 25:14-15 ¨Escuchen también esto. Un hombre estaba a punto de partir a tierras lejanas, y reunió a sus servidores para confiarles todas sus pertenencias. 15 Al primero le dio cinco talentos de oro, a otro le dio dos, y al tercero solamente uno, a cada cual según su capacidad. Después se marchó.¨

2.     Si los días de 24 horas están relacionados con el giro de la tierra y la luz del sol, entonces los días de la creación no son de 24 horas porque no es sino hasta el cuarto día de la creación que aparece el sol sobre la tierra. De modo que el termino día se usa para referirse a un determinado tiempo en que ocurre un evento. La Biblia dice que un día es para Dios como mil años y mil años como un día. Un día el creyente recibirá la corona de vida y vivirá eternamente, ya no habrá que medir los días. Ese será un día sin final.

3.     Así como Dios creó un propósito para cada movimiento del sol y de la tierra, también la vida del ser humano tiene un propósito. Por tanto, cada movimiento suyo debe tener un propósito. Debe tratar de cumplir el propósito de Dios para su vida en todo lo que hace. Las lumbreras del cielo no dan luz ni controlan el día ni la noche, el tiempo, ni las estaciones para sí mismas, sino para permitirle al ser humano cumplir su propósito en la tierra. Ese propósito es de servir a Dios labrando y guardando el mundo. Hablaremos más de esto cuando estudiemos el capítulo 2 de Génesis.

       Pero los creyentes estamos llamados a ser luz del mundo (Mateo 5,14-16). Por lo que deben dejar que su luz brille así como las lumbreras del cielo, para que el mundo pueda ver con claridad y no tropezar. Lo más grande que puede hacer un ser humano es ser consecuente al cumplir su función en la tierra, dejar que su luz brille.

       Mat 5:14-16 "Ustedes son la luz que alumbra al mundo. Una ciudad que está en un monte no se puede esconder. 15 Nadie enciende una lámpara y la pone debajo de un cesto, sino encima de una mesa para que ilumine a todos en la casa. 16 Así mismo, ustedes deben ser luz para los demás de tal manera que todos puedan ver sus buenas obras y dar honra a Dios que está en los cielos.

 

 

II. Versículos 16-18

Gen 1:16-18 Dios hizo dos grandes luces, la más grande para gobernar el día y la más pequeña para gobernar la noche. También hizo las estrellas. 17 Luego puso estas luces en el cielo para darle iluminación a la tierra, 18 para que las dos gobernaran, una durante el día y la otra durante la noche; y para separar la luz de la oscuridad. Y vio Dios que estaba muy bien esto que había hecho.

 

Observamos:

1.     Dios creó el sol, la luna y las estrellas, para que proporcionen luz a la tierra.

1) Dios y solo Dios las creó

2) las creó para dar luz, para señorearse en el día y la noche.

 

Estos versículos nos dicen de dónde provienen la luz que Dios distribuyó sobre la tierra: del sol, la luna y las estrellas.

El sol, la luna y las estrellas existen solo porque Dios las creó. No son eternas, no surgieron por casualidad, al azar, por alguna masa o energía impersonal que es eterna en el universo; fueron creadas por Dios y solo por Dios. Él mismo creó las leyes de la naturaleza que dieron lugar a construir y poner en movimiento los cuerpos celestes.

Esto repite porque la tendencia del ser humano es a adorar y buscar su destino y porvenir en el sol, en la luna y en las estrellas. Los cuerpos celestes deben señorear en el día y la noche, no en la vida del ser humano. Dios nunca quiso que los cuerpos celestes señorearan en la vida del ser humano.

 

Enseñanza y aplicación:

1.     La astrología y la adoración de los cuerpos celestes son falsas creencias y falsa adoración.

-       La persona que lee su destino y porvenir en los cuerpos celestes lo hace en vano. Solo hay un Dios que ha de enseñorearse en la vida de cada uno de nosotros.

-       Hay solo dos personas que determinan nuestro destino y porvenir: nosotros mismos y Dios.

     Isa 47:13 Estás agotada de tantos consejeros. Que se levanten los astrólogos y te salven, esos que observan las estrellas y te dan predicciones cada mes de lo que te va a pasar. 14 Ellos no son más que paja que el fuego devorará. No pueden ni salvarse ellos mismos del poder del fuego. Y no se trata de un fuego para sentarse y calentarse ante él. 15 Eso es todo lo que pueden hacer por ti tus socios comerciales, con los cuales has trabajado desde tu juventud. Cada uno de ellos se va por su lado, y a ti no hay quien te salve.

2.     Las lumbreras de los cielos no son creadas para que se les adore, tampoco para determinar el destino y porvenir del ser humano.

Son creadas para mostrar cuando descansar y cuando trabajar.

 

III. Versículos 18-19

Gen 1:18 para que las dos gobernaran, una durante el día y la otra durante la noche; y para separar la luz de la oscuridad. Y vio Dios que estaba muy bien esto que había hecho. 19 Luego llegó la tarde y después la mañana. Ese fue el cuarto día.

 

Observamos:

1.     Dios vio que su creación era buen, cumplía con su función.

La luz tiene al menos cinco funciones básicas: separa las tinieblas, hace crecer las cosas, da calor, da color, y expone las cosas para que se puedan ver.

 

Enseñanza y aplicación:

1.     La luz en la tierra cumple su función ¿y usted está cumpliendo la suya?

Modificado el ( sábado, 19 de mayo de 2012 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2014 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.