Inicio arrow Sermones arrow ¿A quién adorar?
Menú principal
Inicio
Estudios Bíblicos
Sermones
Enlaces
Foro
Preguntas y Respuestas
Administración
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Artículos relacionados
Encuestas
¿Beneficiaría al mensaje del reino el que los Evangélicos reciban los beneficios del concordato?
 
¿Quién está en línea?
¿A quién adorar? PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Felipe Rincón Vásquez   
domingo, 11 de enero de 2009

SOBRE LA ADORACIÓN

¿A quién debemos adorar?

 

Introducción:

La Iglesia Evangélica el Plantío del Señor, enseña: La adoración ha de tributarse a Dios, y a él solamente, no a los ángeles, ni a los santos, ni a ninguna otra criatura; ni por la mediación de ningún otro, sino solamente de Cristo.

 

LA ADORACIÓN HA DE TRIBUTARSE A DIOS, Y A EL SOLAMENTE

La adoración es un ejercicio del espíritu humano dirigido principalmente a Dios. El adorador se embarca en una empresa no para satisfacer sus necesidades, ni hacerse sentir mejor, ni para ministrar a su gusto estético o bienestar social, sino para expresar la dignidad de Dios. Porque él es especialmente digno de recibir la honra y aclamación de sus criaturas. Salmo 96.8 ¨ Dad al Señor (Yahweh) la honra debida a su nombre ¨. Como el Señor es grande, es ¨ digno de suprema    alabanza ¨ (Salmo 96.4). ¨ Exaltad al Señor nuestro Dios, y postraos ante su santo monte ¨ es la invitación del Salmo 99.9, y da la razón: ¨ porque el Señor nuestro Dios es santo ¨. Dice Ralfh P. Martin: ¨ la santidad de Dios está… en el centro del concepto cristiano de la adoración con su efecto doble de inspirar en el creyente una conciencia vívida de dependencia y flaqueza de ser creado ¨. Ningún mortal puede permanecer inconmovible ni inmutable ante aquel de quien Habacuc 1.13 dijo: ¨ Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio ¨ pero cuya tierna misericordia nunca deja de ofrecer el perdón y la renovación.

 

El problema surgido con la doctrina de la trinidad.

La iglesia en tiempo temprano se enfrentó al asunto de la adoración a Dios y como explicar la adoración dada a Jesús, siendo que solo Dios es objeto de adoración válida. Vemos que, Jesús recibió adoración en el día de su nacimiento, (Mateo 2. 11); durante su ministerio (Mateo 8.2; 9.18; 14.33; 15.25; 20.20) y después de su resurrección (Mateo 28.9,17). Los hombres, los ángeles y hasta los demonios se entregaron a esta adoración (Juan 9.38; Hebreo 1.6; Marcos 5.6). Si la adoración debe ser dirigida solo a Dios, ¿No hay algún peligro con adorar a Jesucristo?

Mateo 2:11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Mateo 8:2 Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.; 9:18 Mientras él les decía estas cosas, vino un hombre principal y se postró ante él, diciendo: Mi hija acaba de morir; mas ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá.; 14:33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.; 15:25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme; 20:20  Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. Mateo 28:9,17 he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. Marcos 5:6 Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él; Juan 9:38 Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró; Hebreos 1:6 Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.

Justo L. González, en su Historia del Pensamiento Cristiano, nos dice que el primer problema doctrinal que confrontó la iglesia primitiva cristiana fuel el de sus relaciones con el judaísmo. Que los cristianos judaizantes se pueden dividir en tres grupos principales. Primero aquellos que seguían la ley judía pero que no pretendían que los demás la siguieran. La Iglesia no condenó su posición, porque no representaba problema alguno para ella. En segundo lugar estaban aquellos que afirmaban que para ser cristiano era necesario cumplir con la ley dada a los judíos, y que Cristo no había sido hijo de Dios desde el principio, sino que había sido adoptado como tal debido a su carácter. La enseñanza de estos es que Jesucristo es ante que nada un profeta del principio del bien, un hombre elegido por Dios para proclamar su voluntad. En tercer lugar estaban los que entendían que el Hijo de Dios  es un ángel, se trata de judaizantes con tendencia gnósticas. Este último grupo tuvo gran influencia en el profeta Mohamed, fundador del Islam.

Otro gran oponente dentro de la Iglesia lo fue el gnosticismo, según este grupo la salvación consiste en la liberación del espíritu divino e inmortal que se halla aprisionado en el cuerpo humano. Enseñan que la materia es mala, en tal sentido el cuerpo de Cristo no pudo haber sido de carne, sino solo una apariencia corporal.

Todas estas posiciones niegan la divina plena de Jesucristo. En defensa de la divinidad de Cristo surgió la posición de que Dios es trino. Tertuliano afirma la unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sin negar su distinción: los tres participan de una misma sustancia, pero no por ello dejan de ser tres personas diversas. Esto fue refutado por otros que enseñaron que Dios es uno solo, sin distinción alguna. Dios es ¨ hijo-padre ¨, de tal modo que las llamadas personas no son más que fases de la revelación de Dios.  El concilio de Nicea resultó en la declaración ¨ Creemos en un Dios Padre Todopoderoso, hacedor de todas las cosas visibles e invisibles; y en un Señor Jesucristo, el Hijo de Dios; engendrado como el Unigénito del Padre, Dios verdadero de Dios verdadero; engendrado no hecho.

 

Todavía hoy día los cristianos trinitarios se sienten confundidos en asunto de la adoración. Porque si son tres personas distintas, queda la pregunta sobre a cual de las tres adorar y si a las tres, son tres dioses o un dios compuesto. Unos dicen que la adoración debe ser solo al Padre. Que Cristo nos dio el ejemplo al enseñarnos a orar al Padre, y en su adoración continua a su Padre. Otros dicen que debe ser a Jesús, que Jesús y solo Jesús es Dios, Jehová del Antiguo Testamento es Jesús ante de su encarnación. Y los hay quienes dicen que la adoración debe dirigirse al Espíritu Santo pues este es el que nos dirige y da poder a nuestra vida, este es Dios.

 

El problema queda resuelto solo cuando continuamos con la doctrina de la unidad y unicidad de Dios. Escucha Israel ¨ Jahweh nuestro Dios es uno ¨. No hay más que un Dios. Un Dios simple, no compuesto. Padre, Hijo, Espíritu Santo no son más que título funcionales de Dios dado según la relación que establece con su creación.

 

La doctrina de un solo Dios, se remonta a principio mismo del Antiguo Testamento, esta fue la doctrina unánimemente aceptada por los Israelitas. Abraham es el fundador y padre de Israel, así como de los Ismaelitas y algunas tribus árabes. Sus padres servían a la religión pagana que tenia la creencia en la pluralidad de dios, por ello él fue llamado por Dios ha abandonar su parentela idólatra.

Abraham depositó su fe en un solo Dios, en contraste con el politeísmo de sus antecesores. Un Dios creador de los cielos y la tierra, juez justo y soberano de las naciones y de toda la tierra, eterno y exaltado.

El politeísmo o la adoración de muchos dioses es una desviación de la adoración original del hombre, por lo que Dios llamó a restaurar la verdadera adoración, llamando un hombre del cual salió un Pueblo. La Unipersonalidad de Dios, formó la base principal en la religión de los judíos. “Oye Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”. El monoteísmo es la creencia en un Dios, que es una sola persona, una sola esencia, y una sola sustancia. “Aprended pues hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro” (Deuteronomio 4.39)

El mensaje de la unidad de Dios esta categóricamente afirmado en el Antiguo Testamento.

“10 Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.11 Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve. .” (Isaías 43.10,11)

6 Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.8 No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno; (44.6,8)

 

Dios siempre se ha preocupado para que el mundo sepa que el Dios del cielo es uno. “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”. En una ocasión Felipe preguntó por la identidad del Padre. Juan 14.7-12:

 

“7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. 12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre “

Jesús le contesto “¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe?. Note las palabras “no me has conocido” ¿Conocido a quien? ¿Por quien estaba Felipe preguntando? ¿No era por el Padre?, Pues Jesús le estaba contestando a Felipe como el Padre, de acuerdo a Isaías 9.6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. Cuando nosotros estemos en la gloria y veamos al Padre, no veremos otra cosa que a Jesús mismo, la imagen del Dios invisible, lo veremos en su gloria. ¿Quien dijo: “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria” “entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.” “Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.” Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.?” (Isaías 42.8; 43.10-11; 44.6,8) ¿No es la misma voz que dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre;”  “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.?” (Mateo 28.18; Juan 14.9; Apocalipsis 1.8)

Alguien con toda lógica y claridad, Robert E. Beasley presenta el siguiente argumento. La Biblia dice que Dios es Espíritu (Juan 4.24). Entonces podemos decir que la esencia de Dios, la parte mas intima es el Espíritu Santo. Los defensores de la trinidad dicen que “El Espíritu Santo es una persona aparte del Padre”. Entonces si el Espíritu Santo es una persona aparte del Padre, si el Espíritu Santo es la tercera persona de la trinidad, y es independiente del Padre ¿Cuál es la sustancia del Padre? ¿Solo la tercera persona de la divinidad tiene la facultad de espíritu? Si la primera persona es espíritu y la segunda es espíritu y la tercera también, ¿No habrían tres espíritus?.

 

La creencia en Dios como tres personas independientes, pero que se ponen de acuerdo en uno, ha llevado a muchos cristianos a formar una teología herética, notemos lo que dice Benny Hinn, (citado de Cristianismo en Crisis; Hank Hanegraaff; Ed. Unilit; impreso en Colombia) “...Dios el Padre, damas y caballeros, es una persona; y El es un ser trino en Si Mismo, separado del Hijo y del Espíritu Santo... ya saben, Dios el Padre es una persona, Dios el Hijo es una persona, Dios el Espíritu Santo es una persona. Pero cada uno de ellos es un ser trino en si Mismo. Hay nueve de ellos. Dios el Padre, señoras y señores, es una persona con su propio espíritu personal, con su propia alma personal, y con su propio cuerpo espiritual”.   Si este hombre dice que hay un solo Espíritu, se le cae su doctrina de un Dios en tres personas distintas, por lo que sin medir sus consecuencias inmediatas, cae en este bárbaro error de decir que el Padre tiene su propio espíritu, al igual que el Hijo y el Espíritu Santo, son según su declaración tres espíritus en la divinidad.

 

Jesucristo es el Espíritu Santo encarnado. El mundo fue creado por el poder del Espíritu Santo. Génesis 1.2 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” luego la Biblia dice que Cristo fue el creador de todas las cosas, Juan 1.3,14; “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” 1 Corintios 8.6; “para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él”;  Efesios 3:9  “y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas;” Colosenses 1:16  “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.”

También tenemos el testimonio de Pablo Romanos 8:9 “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.”   2 Corintios 3:17 “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad;”  Filipenses 1:19; “Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación”  Colosenses 1:27,a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,” Jesús mismo nos dio indicaciones de ello, Juan 14:18-23 “ No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.”

Los profetas del Antiguo Testamento fueron inspirados por el Espíritu de Cristo 1 Pedro 1:10-11 “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación,11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.”  2 Pedro 1:21porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” Apocalipsis 19:10 “Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.”. No hay más que un solo Espíritu, llámelo el Espíritu de Cristo, el Espíritu del Hijo, el Espíritu de Dios o el Espíritu del Señor, se refiere al mismo Espíritu Divino.

Por lo anterior entendemos que la adoración dirigida a Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) está conforme a lo que enseña la Biblia sobre la práctica y el testimonio de los Apóstoles y profetas. No dividiendo a Dios entre personas independientes que se comunican. La doctrina trinitaria enseña que la segunda persona de la trinidad esta intercediendo ante la primera persona por los pecados de los hombres. Pero la Biblia enseña que nosotros mismos podemos entrar al Padre. El Señor dijo en Juan 16.26 “En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros”. Si Cristo estuviera rogando por el mundo entonces su sacrificio no hubiera sido recibido, el Padre no hubiese quedado satisfecho. No es cierto que Cristo viva delante del trono de Dios rogando por los pecadores. La sangre de Cristo esta en medio del hombre pecador y el Dios santo, su sangre derramada sigue con fuerza, intercediendo en cualquier momento que el hombre necesite el perdón de sus pecados. Lo que dice 1 de Timoteo 2.5 es, que el mediador es Jesucristo hombre, Jesucristo con su propio cuerpo, allí inmolado en la cruz abrió para nosotros un camino hacia el padre. Ver Hebreos 10.19-20 “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne”.

 

Aplicación:

Con el entendido de que solo existe un Dios, nuestra adoración y oración será dirigida a ese único Dios. No importa que nos refiramos a él como el Padre, el Hijo o el Espíritu Santo.

 

Orante al Padre en el nombre de Jesucristo significa que reconocemos el ministerio de Cristo y nos acercamos a Dios contando con la mediación efectuada por Nuestro Señor Jesucristo.

 

Adoramos a Dios

NO A LOS ANGELES

NO A LOS SANTOS

NO A OTRA CRIATURA

SOLAMENTE POR LA MEDIACIÓN DE CRISTO

 

 

Crédito:

1.    Ralph P. Martin: ¨ Teología de la Adoración ¨

2.    Harrijson: ¨ Diccionario de Teología ¨

3.    Justo L. González: ¨ Historia del pensamiento Cristiano ¨

Modificado el ( domingo, 11 de enero de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Iglesia Evangélica el Plantío del Señor.
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.